Estar en pareja, el camino al sobrepeso

El estilo de vida que llevamos en la adultez tiene más influencia en el peso que los hábitos de la infancia.

Edimburgo
Es casi una máxima que quien se casa o se junta en poco tiempo aumenta de peso. Ya el año pasado lo confirmó la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad que reveló que se pueden llegar a ganar hasta 4,5 kilos cuando se forma pareja. Siempre gracias, o mejor dicho por culpa, de ciertas dinámicas que son comunes a casi todos y que tienen la comida como eje central: es la excusa perfecta para el encuentro amoroso, pero también sirve como "paliativo" que compensa, por ejemplo, la ansiedad generada por discusiones.

Sin embargo, esto depende también de a quién elijamos como compañero, ya que si compartimos nuestros días con alguien que tenga hábitos saludables, quizás podamos vernos influenciados de manera positiva no sólo comiendo sanamente, sino dedicando tiempo a una rutina deportiva o de ejercicios.

4,5 kilos se aumentan apenas comenzamos una relación, según un estudio español.

Lo cierto es que, ya sea que adoptemos las malas o buenas costumbres de nuestras parejas, todo lo que hagamos durante nuestra adultez tendrá mucho mayor impacto en nuestra salud (y el peso como una variable importante) que el estilo de vida que llevábamos de niños, a pesar de que hayamos tenido una mala dieta o una vida sedentaria.

Esa es la conclusión a la que arribaron el profesor Chris Haley de la Universidad de Edimburgo y su equipo, quienes analizaron la información proveniente de 20 mil personas, desde datos clínicos, como la presión sanguínea, la proporción de grasa y el índice de masa corporal, hasta la herencia familiar y los hábitos desarrollados durante la infancia, la adolescencia y la adultez.

Llamativamente, hallaron que la estrecha relación que existe entre los hábitos que adoptamos de adultos y la obesidad es más fuerte que la predisposición genética, y que se pueden reducir los riesgos de obesidad únicamente cambiando de hábitos.

"Aunque la genética marca en gran parte las diferencias de complexión entre individuos, nuestro estudio revela que el ambiente que se comparte con la pareja durante la madurez también influye en el peso, más que la educación familiar", señaló Haley, miembro del Consejo de Investigación Médica de Genética Humana.

Desde ese punto de vista el estudio resulta alentador, aunque hay que tener cuidado de no acoplarse a un estilo de vida contraproducente.

¿Esto quiere decir que debemos elegir nuestras parejas en función de sus hábitos? Para nada. Sólo hay que tener en cuenta que las necesidades calóricas de uno no son iguales que las del compañero o compañera. En general, los hombres requieren entre un 20% y un 40% más de calorías que las mujeres.

América latina
La obesidad va en aumento

Según alertó la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), a pesar de que los países de América Latina y el Caribe consiguieron disminuir notablemente el hambre, aumentó la obesidad, que afecta al 22% de la población y que trae consigo enfermedades cardiacas u otras patologías, como diabetes.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído