Evacuaron a toda Brumadinho ante la posible rotura de otro dique

"¡Atención, evacuación general del área! ¡Busque el lugar más alto de la ciudad!", clamaron los altavoces de Brumadinho, dos días después de la catástrofe que dejó decenas de muertos.

La localidad de Brumadinho, en el sureste de Brasil, fue despertada el domingo por el ulular de las alarmas ante el peligro inminente de rotura de otro dique minero, dos días después de la catástrofe que dejó decenas de muertos.

Embed

"¡Atención, evacuación general del área! ¡Busque el lugar más alto de la ciudad! ¡Evacuación de emergencia! ¡Busque el lugar más alto de la ciudad!", clamaron al mismo tiempo los altavoces de esta ciudad de 39.000 habitantes del estado de Minas Gerais.

Te puede interesar...

La minera Vale, propietaria de la estructura minera, informó que accionó la alarma a las 05H30 locales (07H30 GMT), "al detectar un aumento de los niveles de agua en los instrumentos que vigilan el dique VI". Según informaciones de Vale a los bomberos, "no hay residuos mineros" en el dique, que contiene entre 3 y 4 millones de metros cúbicos de agua.

Los bomberos iniciaron la evacuación de las comunidades aledañas.

"Estaba en la casa, la alarma tocó a la 5 y media y enseguida vino Defensa Civil abriendo el portón y pidiendo evacuar. Tuve que salir con mi familia, mis hijos (...). Estamos molestos, tensos, porque dejar nuestra casa no es fácil. Hace 15 años que vivimos allí, ahora tenemos que dejar todo y salir corriendo por el riesgo de que otro dique se rompa", dijo por la mañana Jose Maria Silva, de 59 años, a la AFP.

"Varias personas salieron corriendo, desesperadas (...) Quien no tenía carro huyó a pie, con mochila en la espalda y lo que podía llevar. Niños, ancianos, todos subiendo. Vale tenía que haber visto esto, acabó con nosotros, es un desastre", afirmó Fagner Miranda, de 29 años.

La estructura forma parte de la mina Córrego do Feijao, cuyo dique I se rompió el viernes dejando hasta ahora 37 muertos y más de 250 desaparecidos en Brumadinho, a 60 km de Belo Horizonte, capital de Minas Gerais.

El teniente Pedro Aihara, del cuerpo de bomberos, precisó que "los trabajos de búsqueda [de sobrevivientes de la catástrofe del viernes] están interrumpidos", porque el "foco ahora es la evacuación de la zona".

El último balance de bomberos detalla hasta ahora 37 muertos, ocho de los cuales fueron identificados, 23 heridos hospitalizados y 192 personas rescatadas.

La ruptura del dique el viernes al comienzo de la tarde provocó una marea de lodo que arrasó estructuras del complejo minero y de áreas aledañas.

El sábado, decenas de helicópteros surcaron el cielo en busca de sobrevivientes en la extensa marea de barro marrón que sepultó casas, vehículos y carreteras y se tragó la espesa vegetación de la zona.

La desesperación se apoderó de quienes perdieron o desconocen el paradero de familiares y amigos.

Algunas personas deambulaban con fotos de allegados desaparecidos. Otros colaboraban con las autoridades para localizar las viviendas soterradas, desplazándose entre el amasijo de escombros mezclados con el barro.

LEÉ MÁS

Vale reconoce 400 desaparecidos de su empresa tras la avalancha

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído