Glorias que volvieron por amor (y coronas)

Pasaron 10 años para que el Apache retorne de Europa y salga, al toque, campeón con Boca. Así, imitó a Enzo, Milito y la Bruja Verón.

Neuquén. Pasaron apenas 162 días desde su regreso para que el Apache pueda volver a levantar una copa con la azul y oro. Juan Sebastián Verón, Diego Milito, Enzo Francescoli y Maxi Rodríguez son otros que también se hicieron grandes en el exterior y después volvieron por amor a la camiseta. Y, como enorme plus, consiguieron coronarse enseguida, abriendo una época inolvidable para los hinchas, algo que Carlos Tevez desea repetir. Aunque lo primero ya lo consiguió: retorno con gloria y vuelta olímpica.

10 temporadas jugando en equipos europeos

Son las similitudes que hay entre Carlos Tevez, Diego Milito y Juan Sebastián Verón. Los 3 volvieron y en el primer torneo sacaron campeones a sus equipos.

El primer caso de la era moderna fue el de Enzo Francescoli. Llegó a River en 1983 y, después de muchos vaivenes, tres años después logró convertirse en campeón y en ídolo. Marchó a jugar a Europa ocho años justo antes de que el Millonario lograra su primera Copa Libertadores. Pero tuvo revancha.
En 1994, con su regreso, el Millo conducido por Américo Gallego se coronó campeón del Apertura con el Enzo en la cima de los goleadores y un equipo que no perdió un sólo partido en todo el campeonato.
Francescoli se quedó en River hasta 1997, año en el que anunció su retiro, con un equipo campeón de América y dominador absoluto del fútbol argentino.

"Carlos es un pibe que ha venido en su mejor momento futbolístico, dejando muchísimas cosas de lado. Es uno de nuestros más grandes referentes". Rodolfo Arruabarrena. El Vasco elogió su aporte dentro y fuera de la cancha.

La brujita de oro

Juan Sebastián Verón debutó oficialmente en Estudiantes de La Plata en 1994. Fue campeón del Nacional B cuando el Pincha había descendido. Luego se fue a Boca y de ahí dio el salto al fútbol europeo. Después de 11 años y 10 temporadas, Verón volvía al país para jugar en el club en el que nació. El 6 de agosto del 2006, la Brujita debutó en el Estudiantes de Alejandro Sabella y, ese mismo año, fue campeón del Apertura venciendo al Boca de La Volpe.

El retorno del otro Príncipe

Diego Milito arrancó su carrera como futbolista jugando para la Academia. Fue partícipe del inolvidable Racing campeón del 2001, después de una sequía de 35 años. Recién arrancado el 2004, se fue a jugar al Genoa de Italia. En sus 10 años en Europa, rompió redes y llegó a la cima con el Inter, al que hizo campeón de la Copa de Europa en 2010 con dos goles suyos en la gran final. En agosto de 2014, desechó buenas ofertas y volvió a ponerse la casaca de la Academia. En su primer certamen, Milito fue protagonista de la coronación de Racing en Primera (no ganaba desde el 2001). La última fecha del campeonato se la ganó a Godoy Cruz, a 127 días del regreso del Príncipe al país.

La Fiera que volvió

Maxi Rodríguez es otro referente que volvió después de 10 años de jugar en Europa. Hizo que Newell's quede segundo en el Inicial 2012, y estuvo entre las figuras de la coronación en el Final 2013. Recorrió el mismo camino que los otros ídolos, el que hoy transita un Tevez que se puso el equipo al hombro y a los hinchas, en el bolsillo.

La historia de los ídolos se repite

Boca, con Carlos Tevez a la cabeza, logró la hazaña de coronarse campeón en un torneo de 30 fechas que abarcó el año entero. El último equipo que había logrado lo mismo en el pasado Xeneize es el que tenía en lugar de Tevez a un tal Diego Armando Maradona.

Fue el Torneo Metropolitano de 1981. Ese año fue el debut del Diego en Boca, con Silvio Marzolini como entrenador. El Xeneize venía con una sequía de 5 años sin ser campeón local (en 1976, con el Toto Lorenzo, título que lo llevó luego a ganar la Copa Libertadores por primera vez), y después de casi quedar en la última posición en el campeonato del 80.

El torneo del 81 estuvo compuesto de 34 fechas que abarcaron del 22 de febrero al 15 de agosto, en dos ruedas de todos contra todos. El principal escolta del Xeneize fue el humilde Ferro de Timoteo Griguol, que haría historia al año siguiente. Tanto fue así, que Boca salió campeón en la fecha final, sacándole un punto de diferencia.

¿Similitudes?

La primera comparación es clara: Marzolini, al igual que el Vasco, fue campeón jugando para el Xeneize y también lo llevó al título como DT, sólo que Silvio no salió de las inferiores del club. El escolta fue un equipo que no pertenece a los "grandes", pero que se la peleó hasta el final (al igual que Central en este torneo). En aquel Boca, Maradona empezó a tallar lo que después recordaría el resto del mundo y se convirtió en ídolo de los hinchas, aunque apenas se quedaría un torneo más antes de irse al Barcelona. Hoy, Tevez ocupa el lugar del símbolo usando la 10 que inmortalizó el Diego.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído