Gracias a su perrita evitó pasar 50 años en la cárcel

Cumplía condena por una denuncia de su hija, pero "Lucy" lo salvó.

Estados unidos. El descubrimiento de una perra labrador negra cambió la vida de un hombre en Estados Unidos. De ir a la cárcel con una condena de 50 años, pasó a estar en libertad.

Joshua Horner, un plomero de 42 años oriundo del pueblo de Redmond, Oregon, fue acusado de agresión sexual por su hija. Como parte de su testimonio, la chica afirmó, entonces, que su padre mató frente a ella a su mascota (una perra llamada “Lucy”) con el fin de intimidarla para que no contara nada a nadie. En abril de 2017, un jurado de Oregon determinó la culpabilidad de Horner sin alcanzar unanimidad, con base en las palabras de la presunta víctima y sin pruebas de ADN ni testigos presenciales. Horner insistió una y otra vez que todo era mentira y que la perra seguía viva, pero no fue encontrada en la casa y ese hecho fue la base para que se lo condenara.

Te puede interesar...

Seis meses después de estar en la cárcel, decidió pedir ayuda a la organización Oregon Innocence Project (OIP), una organización sin fines de lucro cuya misión es revocar condenas erróneas, que aceptó su caso y se lanzaron en búsqueda de “Lucy” para probar su inocencia.

Mentira: La supuesta víctima afirmó que su padre, para intimidarla, había matado a “Lucy.

Luego de un año de búsqueda, la hembra fue encontrada a 300 kilómetros del hogar del plomero, en una casa de familia, con otros dueños. “Lucy” fue identificada por una cadena de custodia indiscutible desde el punto de vista judicial y su aspecto fue determinante. “Es un labrador negro de aspecto muy distintivo, no es de pura raza. Tiene una cabeza particular y orejas muy largas”, dijo Christon. Inmediatamente, el juez Stephen Forte desestimó el caso de abuso sexual y hasta la propia fiscalía cerró la acusación contra el hombre, al quedar demostrado que la demandante había mentido bajo juramento. “Este es un día que no estaba seguro de ver”, dijo con la voz quebrada Horner, al ser liberado tras pasar 18 meses en prisión. Y agregó: “Hoy salgo de aquí como un hombre libre y me gustaría agradecer al buen señor por eso. Y a mis amigos y familiares que están aquí para apoyarme. Y por supuesto a la gente de OIP, que permitieron que ahora esté en la calle”. Así, Horner se reencontró con su esposa, Kelli, con quien se había casado un mes antes de que la hija del plomero (de un primer matrimonio) presentara los cargos contra su padre. La defensa de la presunta víctima afirmó poseer evidencia no relacionada con el perro, pero en contra de la chica se suma otro hecho: previamente había presentado una denuncia falsa de abuso contra la actual esposa de Horner.

El juez ya dijo que el hombre no enfrentará otro juicio por esta acusación y Horner se convirtió en la primera persona exonerada en Oregon por el proyecto de la OIP.

“Es un labrador negro de aspecto muy distintivo, no es de pura raza. Tiene una cabeza particular y orejas muy largas. Cuando la vimos, bebía agua de un cuenco”. Lisa Christon. Voluntaria del Proyecto de Inocencia de Oregon.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído