Habló la mujer que linchó a un supuesto abusador

"Quise asustarlo", dijo la madre de la nena de 4 años que habría sido tocada.

El sábado 27 de julio Gabriela trabajaba en una casa de familia de Gobernador Castro, localidad de San Pedro, cuando su nena de 4 años, que llevaba una semana de puro llanto, habló. En esos días previos a su confesión la habían llevado al médico, pero los profesionales no supieron decirle qué le pasaba. Le recetaron ibuprofeno, creyendo que sería un dolor de garganta. “Mami, ‘Chuky’ me tocó”, alcanzó a decirle, señalándose una parte de su cuerpo. Entonces, Gabriela dejó a su hija con una amiga y volvió a su casa. Corrió hasta el fondo, donde vive su papá y “Chuky”, que era Miguel Ángel Romero (35). “Lo encontré, le pregunté qué le había hecho a mi hija y nunca me respondió. Empecé a pegarle trompadas y patadas y a gritarle ‘vos tocaste a mi hija’”, recuerda. Después tomó un cuchillo, se lo puso en el cuello y le volvió a preguntar qué le había hecho a su nena. Ahí nomás se metió el papá de Gabriela, y el asunto no pasó a mayores. Esa tarde llamó a la Policía, recibió a los patrulleros en la puerta de su casa y Romero fue trasladado a la Comisaría.

Pero Romero fue liberado a las horas. Cuatro días después, el miércoles 31, a Gabriela le darían la noticia: “Chuky”, quien durante ocho meses había vivido en la casa del papá de Gabriela y que compartía trabajo con ella en un campo de Mercedes, y cada tanto llevaba a las hijas de la mujer al colegio, estaba libre. Hasta le dieron la dirección en la que lo podría encontrar. Y fue por él. Gabriela entró a “La Pensión del Mencho” y en recepción preguntó por Romero. La dejaron pasar, llegó hasta la puerta de la habitación, la rompió y lo tuvo frente a frente. Le pegó golpes de puño y patadas. Anteriormente uno de sus cuñados le había dado dos trompadas. Algunas de las personas que la acompañaban también le dieron patadas. Romero se defendió como pudo.

Te puede interesar...

La Policía tardó 20 minutos en llegar a la pensión. Le preguntaron al lastimado si quería hacer la denuncia o ser trasladado al hospital, pero se negó. Y se fue a pie. Dos horas y media después sería encontrado en una cuneta, desvanecido. Fue trasladado al hospital, donde moriría a eso de las once de la noche. Y Gabriela, que estaba en la comisaría por “lesiones graves” se enteró ahí que quedaría detenida por “homicidio”.

3 los detenidos por el crimen del supuesto abusador

La causa, caratulada como “homicidio agravado por premeditación de dos o más personas”, prevé prisión perpetua. Hay otros dos detenidos. Una amiga y la pareja de Galeano.

El abogado y un dato revelador

“Gabriela solo fue a golpearlo, no a matarlo”, dijo Pablo Vacani, defensor oficial y docente destacado de la UBA. Y agregó, en cuanto al supuesto abuso: “A la nena se le constató una irritación en zona vulvar”.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído