Habló Santiago, el pibe que le prestó la muleta a su amigo para ver la despedida de Milito

Santiago Fretes tiene 10 años, es fanático de Racing, y una imagen que lo tiene como protagonista se viralizó en las redes sociales y conmovió a todos.

Dos niños, dos muletas y una imagen que emociona. El protagonista de la foto es Santiago Fretes, de 10 años, fanático de Racing. Nació con una malformación genética por la cual no pudo desarrollarse su pierna derecha pero que no le impidió, sin embargo, crecer en el sentido más valioso, el de la solidaridad.

El sábado, durante la despedida de su ídolo, Diego Milito, utilizó una de sus muletas para superar un muro y ver la vuelta del Príncipe mientras que a la otra se la prestó a un amigo para que también fuese parte, aunque detrás de la pared, del homenaje al delantero.

"Es mi amigo de la cancha pero no sé cómo se llama", dijo Santiago, tan fanático de Racing y Milito como del fútbol, sobre el niño que lo acompañaba. Santi es un eximio futbolista, pisa y toca la pelota de manera asombrosa. "Casi siempre vengo a ver a Racing. Le di la muleta al otro chico porque es mi amigo", dijo y recordó el momento de la foto: "Estábamos viendo que Milito estaba dando la vuelta y lo queríamos saludar".

"A veces juego con la diez y a veces con la once. Me dicen que soy uno de los más rápidos", contó uno de los protagonistas del fin de semana, y se refirió a Milito: "Es mi ídolo, igual que todos los de Racing. Estuvo re bueno cuando se apagaron todas las luces del estadio", dijo Santi respecto de uno de los momentos más emotivos del homenaje al delantero de la Academia.

La imagen que se hizo viral fue tomada por Sabrina Bonomo, la mamá de Santiago, quien contó al diario El Argentino (Zona Norte): "Santi va con la pelota a todos lados. Con ese nene son amigos de la cancha. No sabe ni cómo se llama, pero siempre juegan. Los pibes ni miran el partido, es un mundo aparte lo que hacen ellos. Son como 20 pibitos detrás de esa pared de casi un metro setenta. Santi hace rato que se trepa así cuando se le va la pelota o para mirar. El otro nene estaba a los saltos para llegar, entonces él le dio la muleta. Me emocioné y saqué la foto. Y al mismo tiempo pensé, ¡cuidado con las muletas, es el único par que tenemos!".

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído