Hace 103 años se festejó a lo grande por primera vez el 9 de Julio en Neuquén

En el centenario de la Independencia hubo un desfile por el centro.

Por Mario Cippitelli - cippitellim@lmneuquen.com.ar

El escándalo que generó la fuga de presos de la U9 y el posterior asesinato de ocho reclusos en el paraje Zainuco todavía seguía resonando en el viejo caserío llamado Neuquén, el 9 de julio de 1916.

El periodista Abel Cháneton seguía con su férrea lucha por demostrar que los ocho evadidos habían sido fusilados y no que habían muerto en un enfrentamiento como sostenía el informe oficial avalado por el gobernador Eduardo Elordi.

Te puede interesar...

Sin embargo, en la nueva capital de la provincia había expectativa para festejar el Día de la Independencia, ya que ese día se cumplían 100 años de aquel suceso.

No hay muchos detalles al respecto, pero es fácil de imaginar el paisaje del pueblo neuquino aquel 9 de Julio. Las calles a merced del viento y las lluvias, que obligaban a tareas constantes para nivelarlas y tapar zanjones y redistribuir la arena de las dunas que se formaban en cuestión de horas, el trabajo siempre en conjunto entre autoridades y vecinos tratando de darle forma a una geografía caprichosa y la rutina cotidiana apagada por el frío del invierno.

Como era una tradición que se seguía en todas las ciudades y pueblos del país, era necesario organizar un acto para celebrar la independencia y acompañar aquel reconocimiento a los patriotas con un desfile.

La calle que se eligió no podía ser otra que la Avenida Argentina, en la zona donde se concentraban el caserío y los edificios públicos, en pleno centro. Y así fue como se colgaron banderas celestes y blancas a lo largo del bulevar desértico, para darle un marco colorido al acto. Los integrantes de la banda de Música de la Policía “Coronel Manuel José Olascoaga” fueron los encargados de interpretar el himno nacional y las marchas para el desfile.

En otros puntos del territorio, alejados de la capital, también se hicieron los festejos correspondientes y se anunciaron obras o se inauguraron instituciones, como la Biblioteca 9 de Julio, en San Martín de los Andes, o la Escuela N°,3 traslada desde cercanías de Picún Leufú hasta la localidad de Zapala.

Fueron celebraciones humildes y austeras, acordes a las incipientes poblaciones que recién comenzaban a crecer en Neuquén, pero cargadas de sentimiento para homenajear a todas aquellas personas que lucharon por la independencia argentina.

LEÉ MÁS

9 de Julio: inauguran la Casa de Tucumán en Senillosa

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído