¿Hay luz al final del túnel?

La realidad es palpable. A diario cronicamos el aumento de los precios de la mano de la escalada inflacionaria, el precio del dólar y los efectos de la macroeconomía. Cada vez en más hogares es más difícil llegar a fin de mes o las economistas hogareñas -las amas de casa- hacen malabares para que cada peso que entra a la casa dé sus frutos. Para el gobierno nacional todo es parte del duro camino que hay que transitar como consecuencia de la herencia que dejaron los doce años del kirchnerismo.

Este es el camino para derrotar a la inflación, repite el Presidente, al tiempo que crecen las incógnitas.

Te puede interesar...

“Este es el camino para derrotar a la inflación”, se escucha repetir al presidente Mauricio Macri en más de una ocasión, más allá de que el Banco Central pronostique que los índices de marzo y abril serán tan altos como el primer bimestre del año. Y seguramente a ustedes, como a mí, las dudas sobre la certeza que tienen las declaraciones del Presidente se les multiplican porque lo que vemos en la calle es diferente a los pronósticos que se ven en la Casa Rosada. Y no hablamos de obras ni de la integración al mundo -tan necesarios para el crecimiento del país-, sino de cuestiones como la que se vive en Colonia Nueva Esperanza, donde un comedor solidario triplicó la asistencia a las personas que más lo necesitan -y, como ese lugar, habrá decenas en otros puntos de cualquier ciudad del país-, o la frialdad de las estadísticas que demuestran -en base al índice de la pobreza- que para evitar esa línea se necesita el doble de ingresos que en 2015. Y a esta altura seguramente llegarán las inútiles discusiones sobre si estábamos mejor con el gobierno anterior o si los “chorros” nunca más volverán a Casa Rosada. Pero en el medio de esa discusión, hay personas -millones- que ayer y hoy nos preguntamos ¿hay luz al final del túnel?

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído