Herrera: "Comimos mucho chivo y tomamos chupilca"

La intimidad del árbitro que el miércoles impartirá justicia en la final de la Supercopa Argentina entre Boca y San Lorenzo. Pasó sus vacaciones con su familia en Andacollo, donde disfrutó de la paz y el encanto del norte neuquino.

Javier Cantarini
Cantarinij@lmneuquen.com.ar


Neuquén
Darío Herrera y su familia eligieron Andacollo para pasar el año nuevo y disfrutar de unas vacaciones reparadoras antes de volver a las canchas. Y no será un regreso tranquilo, dado que fue designado para dirigir la final de la Supercopa Argentina que van a jugar el miércoles Boca y San Lorenzo en el estadio Mario A. Kempes de Córdoba.

"Tenemos que tratar de equivocarnos lo menos posible y trabajar duro para eso. Después, el tema de los medios y cómo manejan nuestros fallos arbitrales es algo que nos supera. Si nos empapamos de eso, nos intoxicamos. Ningún árbitro se quiere equivocar", dijo Herrera, sobre su trabajo, para luego meterse de lleno en sus días de descanso en su pueblo natal, donde pudo disfrutar de su padre Humberto y su madre Esther en medio de la Cordillera del Viento.

"En la zona norte me siento muy bien con mis seres queridos. Y este año pasó algo inédito porque vine con la familia de mi mujer. Así que éramos más de treinta alrededor de la mesa. Pasamos un fin de año estupendo, contando miles de anécdotas", contó, y agregó que también invitó a su amigo y ex árbitro Gustavo Bassi.

"Comimos mucho chivo y tomamos chupilca. Hicimos cosas que acá (Lincoln) nunca hacemos, aunque por pocos días porque estamos en el alto rendimiento y hay que cuidarse", aseguró el padre de Emanuel y de Zaira, y pareja de Leticia Olivera.

Herrera, en los diez días de vacaciones, se tomó el tiempo para recorrer el imponente paisaje junto a sus seres queridos.

"Estuvimos en el paraje Los Cerrillos con viejos amigos. Hicimos pesca deportiva, visitamos el río Nahueve y algunas lagunas. Estar en Andacollo me hizo muy bien porque hice de todo un poco con la familia", finalizó Herrera, que pasará de la paz del norte neuquino a la "locura" con la que se vive el fútbol argentino.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído