El clima en Neuquén

icon
Temp
93% Hum
La Mañana barrio

Huilliches: mitos y verdades detrás del nombre de un barrio

Durante los 30 años que tiene, parece que el nombre fue cambiando. Incluso se llegó a poner "Builiches". Conocé los mitos y verdades de este sector de la ciudad.

El 28 de abril de 1992, se votó a mano alzada el nombre del barrio que hoy, para la Municipalidad de Neuquén, es “Huilliches”. Pero, durante las tres décadas, la forma de escribirlo fue cambiando y en algunas paredes figura como “Buliches”. Pero, ¿cómo se llama el barrio?

Luis Alfredo Aguilera, más conocido como Fredy, es el actual presidente de la comisión vecinal y fue una de las 400 personas que votaron aquel 28 de abril. Según contó a LM Neuquén, el barrio nació a partir de un loteo de una chacra privada. En 1992 hubo una nueva ordenanza, que los ejidos urbanos cambiaban ese año por ley. “Y le tocó a la intendencia de Herminio Balda, los nuevos ejidos municipales y tuvimos que apurarnos con la elección del nombre”, agregó.

Te puede interesar...

Fredy catalogó como “aluvión” a la masiva cantidad de vecinos que llegaron a vivir a la ciudad. “De repente, nos encontramos con mucha gente. Unión de Mayo se pobló, lo mismo que San Lorenzo. Había mucha convocatoria política y religiosa. Hubo mucha presencia del catolicismo en la zona e hicieron las primeras casas de El Progreso”, describió.

El barrio había nacido como residencial. “Los habían loteado para hacer una especie de barrios privados o cerrados con la intención de ponerle un poco más de costos. Acá no hay plan de viviendas, los planes que hay son de la Policía y luego el 12 de Septiembre, pero todos fueron con créditos. Es decir, capital privado”, aclaró.

ON - Barrio Huilliches (17).jpg

“Huilliches” nació como un desprendimiento de gran barrio que era El Progreso. “Antes los que hoy son barrios, antes eran zonas. Es decir, El Progreso llegaba hasta Villa Ceferino y éramos un solo barrio. Y en el 1992 nos separamos”, explicó.

Según consta en expediente Nº 032-S-2005 del Concejo Deliberante de la ciudad de Neuquén consideró: “Que la Sociedad Vecinal del Barrio Huilliches solicita que se fije como fecha fundacional el día 28 de abril de 1992. Que, durante el año 1991, conformaron una Subcomisión de trabajo y se abocaron a plantear sus necesidades, ante la Comisión del Barrio Progreso, de la cual dependían. Que, luego de varias reuniones, se convocó a una asamblea donde participaron varios vecinos y hasta el Veedor Municipal y fue allí, el 28 de abril de 1992, que se trató la independencia del sector, formar una Comisión y darle nombre al barrio. Que, en el Acta Nº 116, la Comisión Directiva resolvió fijar la mencionada fecha como Fundación del Barrio Huilliches. Que la Comisión Interna de Acción Social emitió su Despacho Nº 010/2005, dictaminando aprobar el proyecto de ordenanza, el cual fue tratado sobre Tablas y aprobado por unanimidad en la Sesión Ordinaria Nº 05/2005, celebrada por el Cuerpo el 21 de abril del corriente año”, y sancionó establecer como fecha fundacional del barrio el 28 de abril de 1992.

ON - Barrio Huilliches (6).jpg

Pero, ¿había nacido con ese nombre? Fredy recuerda que nació de la iniciativa vecinal y que había competido con otros nombres. “Fue la familia de Fernando Bustigorri y yo, que era miembro de la comisión, que acompañamos el actual nombre. La votación fue a mano alzada y éramos 400 personas”, describió y alertó que el nombre correcto era “Huilliche”. “Con doble ll y sin s, porque significa gente del sur en mapuche”, añadió.

Debate por el nombre

Entre los nombres que se barajaron estaban “Puerto Argentino” y “El Sauce”. “El Sauce era la que tenía más fuerza, porque en el colectivo había dos paradas en El Sauce y el Aeropuerto. Entonces, nos bajamos en El Sauce, que era la parada de este barrio”, describió Fredy.

Una vez que llegó la noticia de que había que ponerle un nombre, cada uno de los vecinos acercó el nombre que quería. “El Sauce” y “Huilliche” fueron los dos más votados. “En la preselección se descartó Puerto Argentino, Barrio Nuevo Neuquén y Barrio Ejército Argentino”, agregó.

ON - Barrio Huilliches (13).jpg

La votación final se dio en el Rancho de Pedro, que estaba frente a la esquina de Rifuno Ortega y Belgrano. “Fue una noche tranquila y fueron debates muy amplios. Así nació el nombre final Huilliche”, dijo. “En ese tiempo, empezó el reversionismo histórico. Es decir, en los 90 se empezó a contar la historia de otra forma, empezaron a contar otro lado de la historia. Y acá, el barrio tienen mucho docente. De las 400 casas, 70 eran docentes que votaron a favor de este nombre y creo que marcaron la victoria del nombre”, explicó.

Si bien durante los últimos años la pronunciación “mezcló un poco todo”, lo importante es entender el por qué del nombre. “Es de nuestros orígenes, y los orígenes también cambiaron a lo largo de la historia. El cómo se escribe el barrio no lo vemos como un problema, sino como una evolución. Cuando voté, voté Huilliche y para mí se sigue llamando así”, concluyó.

ON - Barrio Huilliches (8).jpg

>> El barrio en la actualidad

Fredy vio nacer y lo está viendo crecer. En los primeros años ‘90 había 400 personas hoy ya son 11 mil vecinos.

Es un barrio que alberga el deporte y la cultura, y que durante estos días siguen debatiendo al ejido urbano. “Ahora están hablando de volverlo a delimitar. Hay vecinos que están por fuera del barrio, que en realidad quieren pertenecer a Huilliche porque claro, tienen el club deportivo y social dentro. Son del barrio a pesar de que para la Municipalidad vivan a una calle de lo delimitado”, explicó.

ON - Barrio Huilliches (11).jpg

Más allá de las cuestiones, el presidente de la comisión vecinal describió a su barrio: “Es muy lindo. Es una comunidad linda, con un futuro próspero. Ahora esperamos la renovación de los jóvenes, pero es un lugar lindo para vivir. Tiene su problemática de cloacas, falta centro de salud, falta arreglar un par de plazas y nos falta una comisaría. Pero bueno, más allá de eso que es muy importante para el barrio, sigue siendo un lugar de trabajadores, bien ubicado y con una gran comunidad vecinal”.

>> Tres de las creencias populares del barrio

Fredy deslizó algunas tantas historias populares que se mantienen vivas en el barrio Huilliche. Si bien ninguna se pudo comprobar, en el concurso Historias de los barrios neuquinos, organizado en el 2010 por la Municipalidad, se publicaron estas tres:

Luz mala

Otra de las historias que recuerdan los vecinos que alguna vez le contaron alguien que estuvo presente y con poca determinación, fue “la luz mala” del “Puente de los suspiros”. A la altura de la calle Varvarco, había un gran tamarisco y un stud de caballos de carrera. Los vecinos contaron que varias personas esperaban allí el colectivo y veían luces blancas y otras azuladas a los lejos. “Algunas muchachas de la época dicen que del pánico sus novios nunca volvieron”, cuenta el relato popular. Más allá de lo que circuló, la explicación científica que dieron es que allí había caballos enterrados a poca profundidad y, se supone, que el fosfato que emanan los huevos enterrados era el responsable del fenómeno.

ON - Barrio Huilliches (20).jpg

La vaca loca

A principios de los 70, cuentan que un vecino compró una vaquillona. Para abaratar costos, habían pensado cariarla en una de las casas del barrio. Cuando estaban en plena faena, había que darle un mazazo certero, pero el que tenía la maza no tuvo la suficiente fuerza para el impacto y en medio del desorden, quien tenía el cuchillo, se lo insertó a la vaca intentando matarla. Sin éxito, la vaca sale corriendo de la casa. Pasaron los meses y debido al golpe se volvió agresivo el animal y por el tajo mal dado, le creció una joroba. “Nadie la quería comprar y así se salvó del matadero. Moraleja: el primer caso de la vaca loca tuvo lugar en nuestro barrio”, escribieron los vecinos.

ON - Barrio Huilliches (21).jpg

Rancho de Pedro

El Rancho de Pedro que fue construido en los años 80 como un chalet y fue en 1992 se votó el nombre actual. Pero, según cuentan, en 1986 fue el escenario de músicos norteamericanos que habían perdido un vuelo y estaban varados en la ciudad. Sería el primer show internacional, en un lugar en el que también habrían tocado León Gieco, Los Chalchaleros y otros artistas. Aún siguen buscando el libro “de invitados del lugar que registró todos los cantantes que pasaron”.

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario