Instructor neuquino de esquí varado en Andorra: "Venimos acá a formarnos"

Hay más de 2 mil argentinos, de distintos rubros, sin poder salir del principado. Les cancelaron el vuelo y se les vencen contratos por el fin de la temporada.

POR EZEQUIEL MAESTÚ - maestue@lmneuquen.com.ar

Francisco Soardo es instructor de esquí y snowboard y desde hace dos años que viaja a Andorra para hacer invierno cuando en Argentina es verano. Se fue en diciembre del año pasado y esperaba volver el próximo domingo. Sin embargo, junto a dos mil argentinos más, se encuentra varado en el pequeño país europeo tras la cancelación de su vuelo.

Te puede interesar...

“Si querés dedicarte a ser instructor tenés que viajar buscando invierno, no te podés quedar en un solo lugar todo el año. Esto es formación, porque conoces otras montañas, otras orientaciones, conoces gente con una buena cultura de montaña. Y todo eso después lo llevamos a Argentina y lo enseñamos allá”, aseguró el joven de 26 años a LM Neuquén.

“No estamos acá viajando de vacaciones o porque nos queríamos ir de Argentina. Estamos acá para poder volver y compartir la pasión que uno tiene por la montaña con nuestros alumnos y alumnas”, lanzó el residente de Bariloche, donde trabaja el resto del año dando clases a jóvenes en su emprendimiento Guru Ride.

Las montañas nevadas de Andorra, un pequeño país de unos 75.000 habitantes ubicado en los Pirineos, entre España y Francia, suelen ser un refugio para los profesionales del esquí y hoy se han convertido en una isla de la que, por ahora, no pueden salir. Según el Primer Ministro del país, Xavier Espot hay unos 2200 argentinos varados, la mitad de los extranjeros hasta el momento en el principado. De hecho, la semana pasada, el funcionario le envió una carta al presidente Alberto Fernández solicitando el permiso para que los ciudadanos puedan regresar.

Sin embargo, no son todos instructores los que se encuentran allí: "Hay gente de mantenimiento, maquinistas, mozos, chefs, gente de hotelería, trabajadores de las sillas de montaña, hasta en ventas y contabilidad. Hay argentinos que viven acá todo el año, pero la mayoría quedaron acá atrapados".

Argentino varado en Andorra (13) ok.jpg

La gran cantidad de compatriotas en el lugar, se debe a la buena paga pero también a que el español es una lengua común. “Acá el idioma oficial es el catalán. Pero casi nadie que lo hable no maneja el español”, agregó Francisco.

La situación en Andorra

La situación en Andorra por el coronavirus no es diferente a la del resto de los países. Con más de 400 infectados y un muerto, tienen un bloqueo total de las fronteras y el aislamiento es obligatorio. Asimismo, ser un país pequeño permite que el control sea más eficaz del que podemos ver en Argentina

“Al ser un país chico se controla todo muchísimo, no ves a nadie afuera, hay máximo dos personas en un auto para ir a comprar”, aseguró el joven instructor. Incluso ha vivido en carne propia el rigor de los controles: “Un día salimos de nuestro edificio, estamos en el medio de la montaña, y vino la Policía, nos hizo entrar y clausuraron la mesa con cintas. Hay cámaras por todos lados. No hay ni ejército acá. Es más chico que Tucumán”.

Argentino varado en Andorra (3).jpg

La casa donde Francisco vive con dos hombres y una mujer, también argentinos que se encuentran haciendo temporada en Andorra, queda ubicada en las afueras de la ciudad, “en medio de la montaña” y lograron extender el contrato, que vencía los primeros días de abril, hasta fin de mes con un considerable descuento. Aun así, no saben qué será de su vivienda una vez que pase el mes.

Es por eso que el joven ya se ha comunicado con el Gobierno de Andorra, que está otorgando rápidas respuestas a los inquilinos argentinos. “Me llamaron, me dijeron que me quede tranquilo, que algo me iban a conseguir. Se están manejando bastante bien, de hecho a una compañera que se quedó sin contrato le consiguieron alojamiento gratis”.

Vuelo frustrado

Su vuelo original, que era el 5 de abril, fue cancelado por la pandemia mundial, desde la Aerolínea Level. Sin embargo, la empresa donde trabaja, Grandvalira y el Gobierno de Andorra les programaron un segundo vuelo.

“Supuestamente teníamos que poner la mitad del vuelo y ellos se hacían cargo de la otra mitad, que eran unos 300 euros. Nos hicieron depositar la plata en una cuenta de Andorra. Había 400 plazas para dos mil argentinos”.

Argentino varado en Andorra (10).jpg

Sin embargo, se enteraron de la cancelación del viaje por un mail de la aerolínea: “En teoría estaba confirmado, pero después terminó siendo que no, nos mandaron un mail cancelando todo porque el gobierno de Argentina no permite la entrada”.

La frustración de Francisco y de los miles de argentinos del lugar, llevaron a crear una página de instagram de “Argentinos en Andorra” en la cual exigen al presidente, Alberto Fernández, la posibilidad de regresar al país. Aunque claro, el dirigente ya fue claro al respecto: “Van a tener que esperar. Solo van a poder volver los mayores de 65 años”.

“Al mismo tiempo que nos cancelan ese vuelo, leemos, en una nota en otro medio de argentina, que van a volver a empezar los vuelos de repatriación. Y a las pocas horas leemos que está el primer contagiado argentino en Andorra. Entonces uno se pone a pensar, no sé si por el tiempo libre que tiene la cabeza o que, pero te da la sensación de que quieren hacer negocios con la gente que está acá varada. Además de que el vuelo de repatriación sale mucho más caro y de que acá en Andorra hay un montón de argentinos”.

Muchas de esas personas ya conocían las instrucciones brindadas por Alberto Fernández, entonces rechazaron el vuelo, lo que no fue tomado de la mejor forma por los medios de Andorra, generando una estigmatización hacia los argentinos extranjeros.

“Como no era seguro lo del vuelo, muchas personas lo rechazaron desde el primer momento. Y acá salió una nota en un diario diciendo que habían argentinos rebeldes que no querían volverse y la verdad que duele, porque es una situación de la que no somos responsables”, explicó el neuquino.

Argentino varado en Andorra (6).jpg

Además, aclaró que la oportunidad de vuelo brindada por el Gobierno de Andorra, no era realmente una solución. “Si salimos afuera y estamos en Francia, el problema ya no es más de Andorra y quedamos varados en Francia", con todo lo que eso conlleva, teniendo en cuenta que es uno de los países mas comprometidos con el virus con casi 60 mil infectados y más de 5800 muertos.

“No es que es un acto de rebeldía no querer irse, es cuidarse. Porque si no están dadas las condiciones y te querés quedar, debería estar la chance”, agregó.

Francisco ya tiene invertido más de 500 euros en dos pasajes que no pudo usar y aún le resta comprar el definitivo, es decir unos 50 mil pesos. “Hay quienes tienen entre 3 y 4 pasajes comprados, gente que vino a visitar familia y está acá varada”.

La pasión por la montaña queda en un segundo plano cuando estás lejos de casa. La nieve y los días grises dejan de ser una buena compañía cuando atrapado te empieza a pesar la distancia.

LEÉ MÁS

Sólo jubilados podrán cobrar desde mañana por ventanilla: mirá el nuevo cronograma

Nuevo parte de Nación: son 1.353 los infectados de coronavirus y 42 los muertos

El día que se agrietó la cuarentena: caos y bronca

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Lo Más Leído