Juicio por el femicidio de Delia: lo que dejó la primera semana

Declararon varios peritos, psicólogas y policías. La próxima semana será el turno de las amigas de la mujer y los testigos de la defensa de Tolaba.

POR AGUSTINA BENATTI - policiales@lmneuquen.com.ar

El viernes culminó la primera semana de audiencias del juicio por jurados por el femicidio de Delia Aguado, en el que ya declararon 20 testigos. Hasta ahora, se pudo advertir que la mujer de 32 años, que llegó a Neuquén desde la localidad salteña de Los Toldos, sufría violencia de género por parte de su ex pareja y padre de sus tres hijos, Diego Tolaba; que la noche del 29 de noviembre de 2018 sus hijas los vieron irse juntos de la casa, pero que solo regresó él; y que antes de morir por asfixia mecánica, fue golpeada.

Te puede interesar...

La teoría del caso presentada al comienzo del juicio por el fiscal jefe Agustín García y por los abogados querellantes Fabián Flores y Celina Fernández, es que Delia era víctima de “un sinnúmero de variables de la violencia de género”, principalmente del tipo económico, psicológico y sexual, y que al momento de ser asesinada se encontraba separada de Tolaba hacía unos seis meses. La última semana que estuvo con vida, estaba buscando un alquiler para poder mudarse con sus hijos.

Por otro lado, los abogados defensores del acusado, Fernando Diez y Eliana Lazzarini plantearon al jurado popular en sus alegatos de apertura que Tolaba fue desde un principio el “culpable” y que “sólo se juntó prueba en contra” de él. Tolaba está siendo juzgado por el delito de homicidio doblemente agravado por el vínculo y por mediar violencia de género –femicidio-.

Diego-Tolaba-Delia-Aguado-femicidio-página-12.jpg

Todo lo que ocurre en el juicio está siendo observado, escuchado y digerido por Eusebia, Olga y Rosa, la madre y hermanas de Delia, que son acompañadas por mujeres de organizaciones feministas y personal del Centro de Atención a la Víctima de Delito.

La declaración de sus hijas a través de Cámara Gesell

Una de las cuestiones más significativas que surgió en el juicio fue el testimonio de las dos hijas de ambos, a través de las psicólogas que las entrevistaron tras el femicidio y de la Defensora de los Derechos del Niño y del Adolescente, Marcela Robeda.

“Estoy muy triste, murió mi mamá. Quiero que hagas algo para que vuelva”, contó la defensora respecto a lo que le dijo una de las niñas el día del hallazgo de Delia. La mujer era madre de tres niños de 12, 7 y 2 años.

“Delia se quería ir en buenas condiciones, quería estar con sus hijos. Le sugerí hacer la denuncia y no quiso”, comentó una de las psicólogas que tuvo la oportunidad de entrevistar a la mujer unas semanas antes del femicidio. La profesional explicó que en la corta entrevista que tuvieron pudo ver la gravedad de la situación en la que se encontraba, por lo que le recomendó llamar a la línea 148, sin siquiera sospechar del trágico desenlace.

“Quedó absolutamente claro el contexto de violencia al que Tolaba sometía a Delia. Al igual que lo peligroso de naturalizar ciertas prácticas, porque lo que muchas veces hace en muchas mujeres es anular su capacidad de reacción y porque se naturaliza también en el núcleo familiar, en sus hijos. Eso obviamente quedó ilustrado”, apuntó la abogada querellante Celina Fernández a LMNeuquén.

“Es importante que se difunda para comprender hasta el límite que se llega. El mensaje en última instancia en estos femicidios tan aberrantes es ese, que las víctimas de violencia puedan hablar antes. El anhelo de las hermanas de Delia es que se haga Justicia”, sostuvo por su parte el abogado Fabián Flores.

148-provincial.jpg

El brutal ataque

La última vez que sus hijos vieron a Delia fue el jueves 29 de noviembre de 2018, aproximadamente a las 21. La mujer salió junto a Tolaba en el Gol Country que tenían para ver un alquiler.

Un par de horas después, el acusado volvió a su casa solo y ante la consulta de una de las niñas, le dijo que había peleado con Delia y ella se había ido con el auto. Esto la inquietó porque su mamá “no sabía manejar muy bien”.

Al día siguiente, el cuerpo de Delia fue hallado en el balneario Sandra Canale junto con el Gol Country. De acuerdo con el médico forense que realizó la autopsia, presentaba signos de haber sufrido golpes cuando aún estaba con vida, en la zona de la cabeza, en su rostro y tenía una gran lesión debajo del mentón, compatible con haber sido asfixiada.

Una licenciada en criminalística que declaró el miércoles mencionó que dentro del vehículo se había encontrado rastros de sangre en el asiento del acompañante, en la alfombra del asiento trasero y debajo de esta, sobre el piso. Esto indicaría que Delia fue atacada en el interior del auto y que allí se pudo haber producido su muerte.

Homicidio Mujer Balneario Gatica Femicidio (24).jpg

Las horas posteriores al femicidio

En la madrugada del 30, Tolaba concurrió a la comisaría 17 a radicar la denuncia por la desaparición de Delia, pero no se la tomaron. Luego, los compañeros de trabajo de ella denunciaron en la comisaría 41, cuando la fueron a buscar para ir a trabajar y se enteraron que no estaba.

Un oficial que le tomó finalmente la denuncia a Tolaba comentó en el juicio que él le relató que habían salido juntos a ver un alquiler y que tras una discusión ella se había ido con el auto. El policía relató que el acusado le mencionó que una semana antes la había visto en el balneario Sandra Canale junto con su compañero de trabajo, que los siguió hasta la Comisaría Segunda y allí la increpó a Delia porque sus hijos habían quedado solos.

Otros testigos, que analizaron cuatro cámaras de seguridad, manifestaron que el Gol Country fue captado en dirección al río por calle Remigio Bosch el 29 a las 21:24 y que luego un domo del balneario lo capta a las 21:40, donde continúa estacionado toda la noche en el lugar donde se lo encontró.

Además, el mismo día del hallazgo la Policía realizó un rastrillaje con la perra Mora a partir de un bóxer de Tolaba, ubicándolo en el sector del balneario con un “rastro fresco”. La perra marcó un recorrido desde el punto donde fue encontrado el auto hasta calle Ignacio Rivas, pasando por un sector en el que solo se puede transitar a pie.

--> Lo que sigue en las próximas cinco audiencias

Si bien a través de las entrevistas realizadas a las hijas de ambos pudieron dar cuenta de la violencia que existía, el testimonio de las amigas de Delia será clave ya que a ellas les comentaba los diversos episodios que sufría por parte de Tolaba y cómo era su día a día.

Una de sus amigas, que además es madrina de una de las niñas, es quien actualmente tiene la guarda de los tres hijos concedida por el Juzgado de Familia.

Se prevé que el viernes termine el juicio, una vez que hayan sido escuchados los testigos que faltan por parte de la fiscalía, de la querella y de la defensa.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído