LMNeuquen

La Angostura, como el tango

Alberto Fernández eligió Villa La Angostura para tomarse unas horas de descanso en medio de la pandemia que lo tiene ocupado a tiempo completo desde hace más de dos meses y medio. El lugar es el mismo que elegía su antecesor, Mauricio Macri, casi siempre que decidía una escapada. La cordillera neuquina tiene un no se qué, como el que el tango les adjudica a las callecitas de Buenos Aires.

La Angostura está al margen de las chicanas entre los fanáticos de uno y otro lado de la grieta y de la multitud de diferencias entre Macri y Fernández. Como La Angostura tiene ese no se qué para los extranjeros, Neuquén tiene petróleo para vivir, porque el turismo genera, pero la plata dura viene del subsuelo.

Te puede interesar...

Y si la pandemia arruinó el turismo, a la industria de los hidrocarburos ya la había arruinado la economía nacional, que desde agosto del año pasado no pudo cumplir con los vencimientos de la deuda ni pagar los precios internacionales en dólares que se habían fijado para el petróleo y el gas mientras el macrismo se postulaba hasta la eternidad detrás de la consigna que auguraba que el peronismo no volvía más al poder.

Aquella postulación fue arrasada por la tragedia económica, que también arrasó con los negocios fulgurantes del puñado de petroleras que operan los yacimientos de Vaca Muerta.

Fernández dijo en La Angostura que el turismo se recuperará lentamente porque depende de la aglomeración de personas, y esa es la condición en la que más se reproduce el coronavirus. A la vez, ató la suerte de las inversiones para Vaca Muerta a la que tenga la negociación en marcha con los prestamistas de la deuda argentina.

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario