La barrera no contiene precios ni contrabando

Carniceros confiaban en que se levantaría, pero se mantendrá dos años más.

Mario Cippitelli

cippitellim@lmneuquen.com.ar

Neuquén.- Todavía recuerdan los carniceros aquella frase que lanzó un dirigente agrario, durante el conflicto entre el gobierno nacional y el campo, en 2008: “El que quiera comer lomo lo va a tener que pagar 80 pesos”, dijo. Y las críticas comenzaron a llover sobre él.

Después de ocho años, inflación y políticas erráticas en materia ganadera, el lomo no sólo llegó a los 80 pesos. Los pasó y hoy se cotiza a precios récord en todo el país. El fenómeno no alcanzó solamente al lomo, sino que arrastró a todos los cortes vacunos y hasta los más populares, como el asado y otras carnes, cuyos precios también se dispararon de manera increíble.

En ese escenario tambaleante de la economía argentina, llegó en 2013 otra medida que terminó de impulsar el costo de la carne hasta llegar a las nubes, como en la actualidad, y que fue la barrera sanitaria, con la prohibición de ingreso de carne con hueso y animales en pie, al sur del río Colorado.

Desde la oposición se criticó duramente la medida y se prometió que, con la llegada del nuevo gobierno a principios de este año, aquella barrera tan odiada e ineficaz que generó contrabandos por tonelada y distorsionó aún más los precios se levantaría.

15.000 cabezas de ganado, la producción en Añelo.

En esa región se había comenzado con una incipiente ganadería de tan solo 1000 animales hace pocos años. El crecimiento será sostenido.

190 pesos se paga por un kilo de asado en carnicerías locales.

Hay valores menores que también se ofrecen, aunque la calidad de la carne no es la misma de la que proviene de la provincia de La Pampa.

“El contrabando de carne con hueso genera un riesgo muy alto en el status sanitario que tiene nuestra región. No podemos arriesgarnos a un brote de aftosa tras 30 años”.“El Senasa nos pidió ayuda para hacer los controles y evitar que ingrese carne con hueso de contrabando, más allá de los puestos que tiene el CIPPA (Control de Ingreso de Productos)”. José Brillo. Ministro de Producción y Turismo de la provincia

Prohibición sin fin

Se decía que en marzo o abril de este año finalmente la barrera sanitaria iba a levantarse. Pero fue todo lo contrario.

Los gobiernos informaron que la polémica barrera permanecerá al menos dos años más. ¿Y los precios y la calidad de los cortes?

Los carniceros neuquinos reconocen que es una preocupación más que se le suma a la inflación. Aunque los técnicos y especialistas aseguran que se trata de un problema de comercialización y no de la prohibición misma.

En rigor, hay mucha carne sin hueso que llega proveniente de La Pampa y en Neuquén se comercializa casi al doble que en la provincia de origen y eso se refleja todos los días en las góndolas de los supermercados y de las carnicerías de barrio.

¿Es la barrera sanitaria, la inflación o las dos cosas a la vez?

El difícil arte de vender

“Si no tuviéramos la barrera y la inflación bajara, para nosotros sería mucho más fácil; ahora está muy complicado vender”, reconoció Eduardo, propietario de una carnicería céntrica. “Yo trato de bajar todo lo que puedo, así la mercadería rota y vendo más volumen”, reconoció.

Carlos, un carnicero de la calle Belgrano, en uno de los centros comerciales más importantes del oeste, reconoce que la calidad de la carne que vende, especialmente los cortes populares con hueso, es inferior a la mercadería que llegaba de La Pampa. “La gente no compra porque es cara y no es tan buena”, se lamentó.

Para algunos, la salida a esta encrucijada económica que se planteó en la ciudad está en la venta de carne que llega de contrabando desde otros lugares, con todos los riesgos que eso implica.

“Todos sabemos que se vende carne de La Pampa y que es cara porque viene de contrabando. A mí me ofrecen cada tanto y sólo compro a veces porque no quiero problemas”, reconoció un carnicero del oeste que pidió reserva de su nombre y la ubicación de su local. “La gente quiere calidad y precio y muchas veces pide carne pampeana”, agregó.

Por ahora, la concreción del sueño neuquino de comer un asado con hueso deberá esperar.

José Brillo

Ministro de Producción

1. ¿Si sigue la barrera sanitaria, habrá más aumentos en el precio de la carne?

Los precios obedecen más al sistema de comercialización que a la barrera en sí. Un ejemplo: el matadero de Piedra del Águila produce el kilo de media res en 70 pesos, pero en los locales se termina vendiendo al doble.

2. ¿Por qué es tan importante el status sanitario?

Porque nos permite aumentar nuestra calidad y la producción. La Patagonia ya no tiene barreras internas. Queda ahora la de río Colorado. Hay una propuesta de La Pampa para vendernos carne con hueso plano que les sobra, pero entre los técnicos no se ponen de acuerdo. Hay quienes dicen que el hueso plano no transmite aftosa. Otros dicen lo contrario. Entonces nadie quiere arriesgar.

3. ¿Es posible llegar a autoabastecernos y exportar?

Hoy Neuquén produce el 50 por ciento del consumo interno y la ganadería viene en franco crecimiento. Antes de fin de año habrá misiones comerciales a Chile, Estados Unidos y Europa.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído