La ciencia, detrás del peso de un kilogramo

Antes se utilizaba el Le Grand K, pero notaron que se achicaba. Ahora, el kilo se modernizó.

Reino Unido
Durante el último siglo, el peso definido como “un kilogramo” era exactamente el peso de un pequeño bloque de metal que se encuentra en Francia, llamado Le Grand K. Dicho bloque se usa para saber cuánto pesa un kilogramo en todo el mundo y para reajustar o calibrar las escalas de vez en cuando. Sin embargo, el sistema empezó a fallar cuando en el año 1992 los científicos notaron que el Le Grand K estaba encogiendo. Los investigadores del Instituto Nacional de Estándares y Tecnología modernizaron el kilo.

De hecho, el kilogramo era una excepción a la regla, pues otras unidades como el metro o el tiempo ya habían sido modernizadas (el primero era igual a la longitud de un palo determinado, y ahora se usa la velocidad de la luz). Pero el kilogramo aguantaba, en gran parte debido a que usaba la constante de Planck en su fórmula y es bastante difícil de medir con precisión.

Gracias a la petición del Comité Internacional de Pesos y Medidas de realizar experimentos independientes, se ha intentado medir dicha constante. En el primer experimento, el Proyecto Avogadro, terminado en 2015, dio lugar a la creación de una esfera de silicio que pesa un kilogramo exacto y cuyas moléculas internas se han contado de forma exacta. Ahora, el segundo experimento ha usado una medición en varios, calculando la masa de forma muy precisa en comparación a una tensión y una corriente. La balanza usada para calcular así la constante de Planck la construyó el Instituto Nacional de Estándares y Tecnología.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído