La ciudad le pone fichas a su nuevo perfil turístico

El Municipio y la UNCo trabajan para hacerla más atractiva. Aseguran que aún faltan espacios verdes.

POR SOFIA SANDOVAL / ssandoval@lmneuquen.com.ar

En los últimos años, el gusto por viajar parece haberse masificado, al punto de motivar vacaciones más frecuentes y transformar a quienes se quedan en viajeros urbanos dentro de su propia ciudad. En Neuquén, un curso de extensión de la Facultad de Turismo busca sacarle provecho a esa tendencia para transformar la ciudad en un destino turístico.

“No sólo tenemos gente que cada vez viaja más, sino aquellos que quieren vivir viajando y buscan alternativas turísticas en las ciudades donde viven”, expresó Adriana Otero, doctora en Geografía y directora del Centro de Estudios para la Planificación y el Desarrollo Turístico Sustentable (Ceplades) de la Facultad de Turismo de la UNCo. Según agregó, es necesario desarrollar espacios para el ocio para atraer tanto a foráneos como a locales.

Te puede interesar...

“Una tendencia que se ve en muchas ciudades, incluso en Neuquén, es la revalorización de las costas y el aprovechamiento de las riberas con propuestas comerciales o senderos”, señaló Otero, quien reconoció como buena iniciativa el desarrollo del paseo costero en Neuquén, aunque aclaró que aún es necesario generar más espacio público para potenciar el atractivo neuquino.

Los especialistas sugieren apostar a espacios al aire libre y que sean gratuitos para el disfrute familiar

Si bien reconoció que Neuquén ha avanzado mucho como destino turístico en relación con otras ciudades de la Patagonia, aseguró que es necesario que en la capital se cumpla un estándar de al menos 10 metros cuadrados de espacio público por habitante. “Es necesario hacer más senderos y generar más alternativas para los momentos de ocio. Es muy triste que en un rato libre la gente sólo elija el shopping”, dijo y agregó: “Hay que crear opciones pagas y no pagas para ir con la familia, con amigos”.

p06-pieza.jpg

Para la profesional, es necesario garantizar la seguridad de estos espacios de dispersión, lo que se logra no sólo con personal adecuado sino con mejor iluminación e incluso desde el propio diseño del lugar. En una “cultura de Instagram”, atravesada por la imagen, también hizo hincapié en la importancia de reforzar los valores estéticos para generar ámbitos amigables, que terminan por crear aún más potencial turístico.

Por otro lado, mencionó la importancia de generar productos turísticos que excedan el ámbito local. “La gente viaja a un destino y no distingue jurisdicciones; se puede usar Neuquén como base para visitar otros atractivos cercanos según cada segmento”, detalló, y dio el ejemplo del turismo que hace base en Bariloche y visita El Bolsón o Lago Puelo. “Hay que aprovechar la conectividad de Neuquén para ofrecer otras opciones, a partir de un trabajo asociativo entre prestadores”, aclaró.

Otero también sugirió la creación de una plataforma que reúna todas las propuestas disponibles para turistas y locales, en donde se incluya no sólo una experiencia nueva sino a los emprendedores asociados a la actividad. Así, una actividad cultural potencia el trabajo de productores de alimentos o la venta de libros y souvenirs.

El Paseo de la Costa, los centros comerciales y la chapa de ser la capital atraen a muchos a hacer turismo en la ciudad.

“Los visitantes ya no quieren encerrarse en un hotel”

Para Adriana Otero, investigadora y docente de la Facultad de Turismo, la visión del turista tuvo un cambio en las últimas tres décadas y muchos pasajeros ya no buscan encerrarse en hoteles y colectivos de city tours.

Por el contrario, asegura la especialista, se identifican más como viajeros y buscan experiencias que les permitan mezclarse aún más con los habitantes permanentes para conocer la verdadera cultura de cada ciudad.

En ese marco, la ciudad de Neuquén también puede ofrecer “la vida neuquina” como un atractivo más. “Hay muchos que buscan alojarse en un barrio, ir a un café adonde van los locales, o asistir a un cine debate en un centro cultural pensado para la gente del lugar”, detalló.

Para eso, destacó el rol de las plataformas de pares, como Couchsurfing o Airbnb, que son sitios de alojamiento alternativo.

“No es lo mismo ir a un hotel en el centro que quedarse en un departamento de un barrio, cocinar con lo que uno compra en el almacén o tener una charla con el verdulero”, expresó, y aclaró que estas plataformas digitales permiten tener esa experiencia.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído