La Copa Argentina para soñar con una nueva Libertadores

El torneo local no tendrá un campeón y Boca tampoco jugará la Sudamericana. Así, su único objetivo será el certamen nacional para volver al plano internacional.

Buenos Aires

Noche negra en La Boca. Lo que nadie quería pensar finalmente se terminó concretando. La Cenicienta de la Copa sigue dando sorpresas y se clasificó a la final del certamen continental de mayor prestigio. A Independiente del Valle le bastaron un par de minutos para igualar un partido que se presentaba accesible para el Xeneize.

Una pelota larga a las espaldas del Cata Díaz se transformó en una situación de gol que despejó Agustín Orión al córner. Parecía que el peligro se había ido pero no; desde el saque de esquina vino el empate de la visita a través de Luis Caicedo, que tomó un rebote en el área mayor. Luego, en la segunda mitad, un par de fatalidades le permitieron ponerse arriba en el marcador para llegar a la primera final de su historia.

Nunca antes había alcanzado los octavos y ahora tiene en su corto historial haber dejado afuera a dos grandes del fútbol argentino como River (en octavos) y el Xeneize en semifinales.

Un año perdido

En el mundo Boca todavía no salen de la pesadilla. Ni los jugadores ni el cuerpo técnico, y mucho menos los hinchas, pueden entender cómo se perdieron la oportunidad de jugar su undécima final de la historia para soñar con la ansiada séptima Libertadores, esa que pondría a los de la Ribera en el pedestal de América junto a Independiente.

Nada de eso sucedió en La Bombonera que, repleta de hinchas, volvió a vivir una gran desilusión. La última había sido la del gas picante cuando Boca enfrentó a River en octavos de final.

Y aunque parezca un mal chiste, el Xeneize pierde su año antes de comenzarlo. El principal objetivo era la Copa para clasificarse a la edición de 2017 y volver a jugar el Mundial de Clubes en Japón. Ahora le queda por delante un semestre sin Sudamericana y donde ni siquiera habrá un campeón en el torneo local, que terminará en abril del año que viene.

De esta forma, los dirigidos por Guillermo Barros Schelloto tendrán que aferrarse a la Copa Argentina, que es la única llave para volver a disputar la Libertadores y así volver a soñar.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído