LMNeuquen Robo

La emprendedora neuquina a la que un robo no la frenó

La historia tiene como protagonista Lizeth, una mamá de cuatro nenes que fue asaltada y que se las rebuscó para cumplir su tarea.

Lizeth, una emprendedora de Neuquén Capital, a cargo de un servicio de desayunos a domicilio (que lleva el nombre Desayunos Coco y Miel), vivió una situación inesperada en la zona Centro Oeste. Es que mientras se disponía a realizar una entrega en el barrio Río Grande, un delincuente le arrebató el celular mientras estaba detenida en el semáforo de Colón y Belgrano.

Su teléfono es su agenda, por lo que cual había perdido la dirección a la cual se tenía que dirigir. En medio del nerviosismo, la bronca y la tristeza, ella no dudó ni un solo instante en seguir con su labor, aunque en el intento tuviese que tocar todas las puertas de dicho barrio.

Te puede interesar...

Ella misma dice que su reputación es una carta de presentación para sus clientes, por lo cual no estaba dispuesta a arriesgarla, pese al accionar del malviviente.

Embed

“Estaba en Belgrano y Colón, en segundo lugar, alrededor de las 10:30. En ese momento se me acerca un chico y me pide por favor que baje el vidrio. Le dije que no. Yo creí que vendía algo. Insistió. En eso que bajo el vidrio me dice ‘entrégame el celular y todo lo que tengas’. Le dije que no, pero él se metió por la ventanilla y me arrebató el teléfono, incluso con el cable USB que usaba para cargarlo”, relató la mujer.

Y reveló que pese a que muchos vieron lo que pasó a nadie le importó. “Nadie hizo nada, ni siquiera se preocuparon, es más, cuando el semáforo se puso en verde, los autos de atrás empezaron a tocar bocina para que avance”, lamentó.

“Junté un poco de fuerza. Estaba muy nerviosa, tenía ganas de llorar, de gritar. Ese celular todavía no lo terminé de pagar. Pero sabía que tenía que cumplir porque soy responsable con mis entregas. Así que no hubo tiempo para quedarme en shock. Seguí lo más rápido que pude porque en mi cabeza todavía estaba la dirección, pero no tenía un GPS que me guiará. Llegué a destino y una señora me dijo que ahí no era el lugar de la entrega. Ella me explicó que las numeraciones están mal. Entonces empecé a golpear puerta por puerta para averiguar quién cumplía años y podía estar recibiendo un desayuno. En eso los vecinos lo publicaron en el grupo que tienen ellos y apareció la cumpleañera”, señaló Lizeth.

"Una vez que terminó todo y llegué a mi casa, me bajó todo y lloré, pero todo eso pasó en casa, con mi familia", agregó la mujer, madre de cuatro niños.

El teléfono que le robaron es un A50, el cual ronda -nuevo- los 40 mil pesos y era literalmente su herramienta de trabajo. Es que en febrero de este año ella renunció a su empleo en relación de dependencia y comenzó de dedicarse de lleno a su emprendimiento (que inició hace 7 años), con todos los miedos que eso implicaba.

Sin embargo, lo que ella creía que podía perjudicar, terminó dándole grandes beneficios. “La gente se vio en la necesidad de estar presente de alguna forma con sus seres queridos, e interpretaron que un desayuno era una excelente opción, porque llevas cosas ricas, felicidad y emoción”, arrancó la joven y siguió: “La cuarentena cuadruplicó mis ventas. Pasé de tener 2, 3 o 5 desayunos por día a vender tres y cuatro veces esos números, incluso me he puesto un límite porque tengo cuatro niños que atender”.

Según ella misma declaró, cuando se declaró el aislamiento social, preventivo y obligatorio decidió no tomar pedidos por 15 días. Ante la necesidad económica, optó por retomar sus ventas, por lo que desde el 1º de abril, no pudo descansar un día, a excepción –claro está- de los domingos.

Tantas buenas repercusiones tienen sus desayunos que, para el día del padre, entre sus variedades dulce y sus nuevas picadas –producto que incorporó meses atrás- consiguió una venta récord.

“Para el Día del padre tuvimos 100 pedidos entre desayunos y picadas, con entregas a domicilio en Neuquén capital”, arrancó la emprendedora y agregó lo feliz que se sintió al día siguiente, dado que muchos clientes se mostraron más que satisfechos.

“Al otro día literalmente me llegaron 100 mensajes de personas que me dijeron gracias. No pude evitar largarme a llorar. En ese momento le decía a mi marido que cuando renuncié tenía muchos miedos por la parte económica y que pase esto es maravilloso porque se nota que la gente la valora tu trabajo”.

Por último, reveló que ha llegado de recibir pedidos de gente de otros países para deleitar a sus seres queridos en Neuquén. "Me ha contratado gente de Estados Unidos, Alemania, España, Londres, Australía, Brasil, Venezuela, Colombia. A lo que voy es que no solo me hacen pedidos gente de Neuquén y alrededores y eso me encantar porque también estoy ayudando a juntar personas".

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

4.9079754601227% Me interesa
89.570552147239% Me gusta
1.2269938650307% Me da igual
3.0674846625767% Me aburre
1.2269938650307% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario