La EPOC, un mal que no sólo ataca a los fumadores

Es la cuarta causa de muerte a nivel global. ¿Y en la Argentina?

La EPOC, lamentablemente, cada vez gana más terreno. Esta enfermedad pulmonar obstructiva crónica es una patología caracterizada por una limitación al flujo aéreo de las vías respiratorias producto de anormalidades causadas por la exposición a gases nocivos de los cuales el más frecuente es el humo del tabaco. Si bien es menos frecuente que el asma bronquial (la enfermedad respiratoria crónica más común) tiene una tasa de mortalidad ocho veces mayor. Cabe destacar que es una afección común, prevenible y tratable, y su prevalencia está directamente relacionada al hábito de fumar, aunque en países en vías de desarrollo también se consideran otros factores tales como el humo de leña, antecedentes de infecciones respiratorias en la infancia o la exposición a otro tipo de gases.

Estudios epidemiológicos de hace unos años atrás revelaron que hay unos 350 millones de personas en el mundo con EPOC -lo que corresponde a una prevalencia del 11% de la población mundial- y que esta enfermedad causa alrededor de tres millones de muertes por año (5,6% de las muertes mundiales), dato que la posiciona como la cuarta causa de muerte a nivel global. Además, se observa un incremento mundial de casos desde un valor estimado de 149 millones de sujetos en 2005 a 174,5 millones en 2015, lo que significa un 17% de incremento en la prevalencia general. De continuar esta tendencia, se espera que en 2030 el número ascienda a 4,5 millones de muertes.

Te puede interesar...

La enfermedad tiene un 14,5% de prevalencia en la población mayor de 40 años y se da más en hombres.

En lo que respecta a la Argentina, el único estudio que arrojó datos es el de EPOC.AR. Según sus resultados, esta enfermedad tiene un 14,5% de prevalencia en la población local mayor de 40 años y se da más en hombres (18%) que en mujeres (11%). De la población estudiada al azar, un 70% tenía antecedentes de tabaquismo activo o ex tabaquistas y en la población de no fumadora, un 8% se demostró una prevalencia de EPOC en relación a antecedentes de tabaquismo pasivo, tuberculosis pulmonar o asma bronquial en la infancia mal controlado.

A su vez, se demostró una elevada tasa de subdiagnóstico ya que sólo un 22% de los sujetos diagnosticados en dicho estudio se conocían como pacientes con EPOC. “Se debe sospechar la posibilidad de EPOC ante todo paciente con más de 40 años con historia de tabaquismo que haya fumado más de 10 paquetes por año y que presente síntomas respiratorios crónicos como disnea o tos habitualmente matutina y con expectoración”, destacó el médico neumonólogo Gastón De Stefano. El especialista del Instituto de Neurociencias Buenos Aires (Ineba) insistió que “es importante tener en cuenta que los fumadores le restan importancia a sus síntomas por lo que se debe hacer un seguimiento riguroso de los mismos a todos los fumadores a partir de los 40 años”.

La ciencia todavía no encontró la cura

Para diagnosticar EPOC, la espirometría es el método más utilizado. Es un estudio que detecta las obstrucciones al flujo aéreo persistente y estadificarlo desde grado leve a muy severo. “Para su tratamiento hay diferentes opciones farmacológicas -broncodilatadores y corticoides inhalados- como así también otras medidas que ayudan a aliviarlo. Hay también tratamientos innovadores, aunque ninguno de ellos cura o cambia el curso de la enfermedad, sólo alivian los síntomas y disminuyen la frecuencia de las exacerbaciones”, explicó el neumonólogo Gastón De Stefano.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído