LMNeuquen coronavirus

La escuela de Fuentealba: puertas cerradas y "comedor abierto"

El CPEM 69 reparte alimentos a los chicos que lo necesitan. Su directora asegura que el colegio "debe abrirse para cuidar la integridad de los alumnos".

Por Alvaro Nanton - nantona@lmneuquen.com.ar

El sistema educativo, bajo la pandemia por coronavirus, está en jaque. Muchos jóvenes y niños están no sólo perdiendo el contenido, sino también “la comida, la contención psicológica y el único ambiente cálido en los inviernos tan crudos”.

Te puede interesar...

La directora del CPEM 69, Patricia Varela, le pone el cuerpo y su bolsillo para que la comida no le falte a los chicos, en “un contexto que día a día empeora”. Y agregó: "Estamos en momentos muy difíciles y hemos conseguido que la Provincia nos dé los módulos alimentarios para los chicos, pero mes a mes la lista se agranda”.

Varela recordó que “cuando comenzó la pandemia, había 12 personas que se inscribieron para recibir estas bolsas de comida”. Para el segundo mes, la lista se agrandó a 50 personas. “En realidad eran 53, pero nos dieron 50 módulos y los otros 3 lo puse de mi sueldo”, reveló la mujer a LMN.

Las entregas constan con algunos productos básicos de alimentación, que intentan suplantar la comida que dan en la escuela.

“Estas escuelas, como muchas de la Provincia, le da una contención al chico y que siga cerrada ya pasa a ser un problema de salud”, ponderó y explicó que “al colegio van chicos que no pueden ir a comprar la comida si les hace falta”.

A su vez, expuso la realidad de los alumnos del CPEM 69: “Un ejemplo, en el turno mañana, hay unos 200 alumnos, de los cuales 70 no tienen conexión a internet”. Y argumentó que están siendo "excluidos" y que "no pueden recibir el contenido de las clases on line”.

“Si se aceptó la reunión de hasta 10 personas, ¿por qué no abren el colegio para aquellas personas sin conexión o para los chicos vulnerados?”, criticó y anticipó que que elevarán una nota a Educación, para que les permitan la apertura del CPEM 69. "Esto es necesario, no podemos esperar hasta agosto con chicos sin conectividad... ¿cómo recuperas el contenido?", cuestionó.

Más allá de la problemática económica que repercutió en todo el mundo por la pandemia del coronavirus, como en el que se encuentra este colegio, la crisis se agudizó porque allí hay muchas familias que “viven el día a día” y que ahora no pueden salir a buscar las changas o los trabajos temporales.

colegioq69.png

Bajo esta realidad, Patricia también comenzó a juntar y a repartir donaciones de productos no perecederos y ropa para el invierno. Lo hace a partir de un grupo de WhastApp, en donde las personas que quieran colaborar pueden hacerlo al (299) 4299834. “Con nuestros tiempos y con una logística muy solidaria intentamos cubrir las necesidades de todos los que podamos”, agregó.

LEÉ MÁS

Abrieron los gastronómicos y todos cumplieron los protocolos

Una psicóloga analiza el drama de los pacientes con coronavirus

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario