La garrafa no deja ganancia y cierran locales en el oeste

Comerciantes dicen que el negocio no es rentable. Los vecinos tienen que caminar para las recargas.

Por Sofía Sandoval - ssandoval@lmneuquen.com.ar

Como si fuera un disparo de largada, el inicio del invierno parece haber apretado el frío en los termómetros. Las bajas temperaturas, que se sienten con más fuerza en las casillas del oeste, motivaron a muchos clientes a reforzar el consumo de garrafas, pero la baja rentabilidad de ese negocio hace que cada vez sea más difícil encontrar locales dispuestos a vender gas.

Te puede interesar...

“Siempre se habla del precio de la garrafa, pero no de lo que nos cuesta a nosotros cada vez que pasa el camión”, señaló el Cata, un famoso comerciante de Bellavista, cercano al sector de Cuenca XV, que hace ya seis años que vende gas envasado. Aunque logró acopiar un buen número de envases, asegura que es baja la rentabilidad que recibe por cada recarga. Sin embargo, trata de mantener los precios bajos para permitir más consumo.

“El primero de junio fue el último aumento y ahora la vendo a 400 pesos, pero hay otros negocios que la venden a 450 o 500 pesos”, asegura el Cata, que diversificó su venta de gas envasado con productos de almacén para hacer frente a los costos del comercio.

“No se puede vivir solo de las garrafas, de cada recarga te quedan solo 50 pesos”, afirma Carlos, dueño de una ferretería que también se dedica a la provisión de este insumo. Él es dueño de apenas nueve envases, por lo que su stock se termina demasiado pronto y especialmente cuando comienza el invierno.

Garrafas-recuadro-página-5.jpg

“En verano, quizás me duran una semana entera, pero ahora que empezó el frío llamo al camión para recargar dos veces a la semana”, sostuvo Carlos, quien aseguró que la demanda aumenta con el frío pero baja en los días posteriores al paso del camión garrafero, cuando los vecinos canjean su vale por una garrafa subsidiada por el gobierno provincial.

Carlos se jacta de vender las garrafas más baratas del oeste: las cobra 380 pesos, incluso cuando eso implica perder rentabilidad y no poder ampliar el negocio. “Es fácil conseguir los envases, pero hay que hacer una inversión muy grande, cada uno cuesta 2500 pesos”, detalló.

El Cata asegura que recibe un gran número de clientes fijos que provienen de barrios lejanos, como Hipódromo o Nueva España. “Ellos ya me conocen, saben que yo abro de domingo a domingo y algunos tienen mi número y me llaman antes de venir para saber si me queda gas, porque la garrafa es muy pesada para traerla en bicicleta y sin saber si la van a poder llenar”, dijo.

Carlos, por su parte, aclaró que solo atiende a los vecinos de su barrio y que existen otras casas particulares o pequeñas despensas que venden el insumo pero que tienen muy pocas garrafas para hacer el canje. En esos casos, suelen incrementar los precios y subirlos hasta los 500 pesos.

LEÉ MÁS

Tras el aumento de las garrafas, Barrios de Pie reclamó frente a Casa de Gobierno

Fijan los nuevos precios para la garrafa de gas: ¿cuánto costará en Neuquén?

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído