El clima en Neuquén

icon
15° Temp
85% Hum
La Mañana mapuche

La historia de un linaje centenario y la construcción de la Identidad

Hugo Alfredo Payllalef dedica buena parte de su tiempo a seguir aprendiendo sobre la cultura mapuche, las tradiciones y enseñanzas de su pueblo.

Hugo Alfredo Payllalef nació en Zapala y siempre tuvo como premisa investigar la procedencia de su apellido, conjuntamente con la historia de su linaje. A sus 53 años, aunque está jubilado continúa trabajando y dedica buena parte de su tiempo a seguir aprendiendo sobre la cultura mapuche, las tradiciones y enseñanzas de su pueblo. Llegó a convertirse en un “Bailarín sagrado”(Purrufe) y compartió con el diario saberes y aprendizajes que se convirtieron en respuestas, no sólo para él sino que, para muchas personas anhelantes de conocer sus orígenes.

Hugo se presenta hablando en su lengua y reivindicándola como un baluarte de su identidad. “Inche ta pingen, Hugo Alfredo Payllalef, huarria mu chapaz la, nuquen, huerquen,tañi Lof Vicente Catrunao Pincén. (Me presento, soy Hugo Alfredo Payllalef, Huerquen mensajero y mi comunidad se llama Vicente Catrunao Pincén)", dijo.

Te puede interesar...

- ¿Qué significa tu apellido?

Mi apellido, al igual que casi todos los apellidos de origen mapuche, tienen un significado compuesto, Payllalef está desdoblado en Payla (Espalda) y Lef (Correr) sería algo así, como el que tiene la habilidad de correr de espaldas. Nuestro animal sagrado, el que nos representa y en el cual nuestro linaje está representado, es el cóndor (manque). Nuestros apellidos están relacionados con alguna habilidad o algún animal nativo del territorio.

mapuche.jpg

- ¿Cómo comenzó la búsqueda de tus raíces?

Aunque siempre supe y tuve bien claro que era mapuche, en un momento comencé a descubrir mí origen y mí linaje. Fue cuando comencé a estudiar en la “Cátedra de Idioma y Cultura Mapuche” en la Unco (Universidad del Comahue). Allí conocí a Lucas Curapil, Elisa Tripailaf y a Don Nicasio Antinao, ellos fueron los precursores de mí aprendizaje, con ellos aprendí el significado de mí apellido. Hoy, gran parte de mí vida, pasa por poder aprender cada día más acerca de todo esto.

- ¿En algún momento te contactaste con otros mapuches que te ayudaron a profundizar la búsqueda?

Sí, comencé gracias a un gran amigo el Lonko Luis Pincén, fallecido ya, yo nunca hubiese ido a una rogativa y tampoco hubiese sido un bailarín sagrado. Luis Pincén fue el tataranieto de Vicente Pincén, un cacique de la época de Calfulcurá, Baigorrita y Catriel, caciques muy reconocidos. Luis Pincén por una cuestión de necesidad de buscar sus orígenes al igual que yo se vino para Neuquén junto a un escritor Martínez Sarasola a recorrer las comunidades.

Estaban haciendo un libro sobre la cultura y la historia mapuche y en esa búsqueda en donde mejor lo recibieron fue en la Comunidad Kilapi, ubicada en el norte de nuestra provincia. Fue algo muy especial porque ellos estimaban que el cacique pampeano Vicente Pincén había estado con el cacique Purrán en esa zona del Norte Neuquino, incluso se cree que Purrán murió en esa zona después de escaparse de la Isla Martín García en dónde estuvo preso junto a otros lonkos”

mapuches4.jpg

Luis Catrunao Pincén, tataranieto del bravo cacique Vicente Pincén fue docente e investigador, colaborador del antropólogo Carlos Martínez Sarasola (autor del libro “Nuestros Paisanos los indios”) además de miembro fundador de la Junta Coordinadora del Concejo Educativo Autónomo de los Pueblos Indígenas (CEAPI) y miembro de equipos de investigación del Ministerio de Educación de la Nación.

- ¿Qué te conto de ese encuentro con la Comunidad Kilapi?

La comunidad Kilapi lo recibió y le dio la posibilidad de ser un líder de un conjunto de bailarines para poder participar del Purrún, el baile sagrado que tenemos los Mapuches. Pronto empezó a invitar a su familia y a sus descendientes que vivían en Buenos Aires y se les dio el privilegio de tener una “Ramada” (lugar que ocupan las familias) en las rogativas, lo cual es un enorme privilegio que no a cualquiera se le otorga. Los Pincén hace más de 20 años que vienen a las rogativas de Chorriaca, de las comunidades Kilapi y Uncal de los Millain y Currical respectivamente, es la octava comunidad integrante del Concejo Picunches en carácter espiritual.

- ¿Cuáles son las jerarquías dentro de las comunidades?

Con respecto a las distintas autoridades o líderes tenemos al Lonko que es el líder o jefe de la comunidad. El Inal Lonko que sería algo así como el segundo jefe o quien lo sucedería en el caso que el Lonko muera y después están los huerquenes que son algo así como los mensajeros de carácter sagrado para nuestras rogativas. Además, están las Pillán Cuhse (anciana sabía) y El Ngenpin (dueño de la palabra).

Además de Huerquén (mensajero) llegue a convertirme en un purrufe (bailarín) que para cualquier mapuche es un privilegio y un honor. Recuerdo que cuando me invitaron a mi primera rogativa, para mí era todo nuevo y muy emotivo. Recuero que el Lonko Luis cuando llegó el momento de poder de “Purrucar” (bailar) me aviso que se había accidentado uno de los bailarines y me llamó para que pudiera reemplazarlo. Con mucho miedo le dije que sí y le manifesté que quizás no supiera como hacerlo. Entonces me dijo con vos firme que yo era mapuche y que lo llevaba en la sangre y así fue, como él decía realicé el baile como si lo hubiera hecho de toda la vida”

Hugo inició un viaje a sus orígenes que no tiene fin en la concepción cíclica del tiempo del pueblo mapuche. Un camino que no se hace solo y que implica a la comunidad en un aprendizaje constante. Una lengua que se quiso prohibir, una historia que se quiso borrar y un pueblo invencible por diez veces y otras diez veces más como se dice en lengua: “Marichiweu” diez veces vencerás.

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

10.576923076923% Me interesa
71.474358974359% Me gusta
1.6025641025641% Me da igual
3.8461538461538% Me aburre
12.5% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario