El clima en Neuquén

icon
17° Temp
92% Hum
La Mañana clases

La incertidumbre por las clases también pone en jaque a las librerías

Sin certezas sobre si los estudiantes volverán este año a las aulas, los libreros no saben cuánto invertir para seguir con sus negocios.

Las restricciones por el coronavirus golpearon las actividades económicas en casi todos los rubros, las librerías afrontaron un año con escuelas cerradas y un promedio de ventas que cayó a un 50% de lo habitual. Hoy no tienen un mejor panorama ya que se encuentran con pura incertidumbre de no saber qué pasará en el 2021 con la vuelta a clases.

En general este tipo de negocio comienza a realizar fuertes inversiones para estar con todas sus góndolas llenas en febrero, cuando las familias comienzan a prepararse para el inicio del ciclo escolar.

Te puede interesar...

Pero este 2021 llega aún con muchas dudas sobre si las clases volverán a ser presenciales o si continuarán de forma virtual como el año pasado, situación que trajo aparejado pocas ventas para las librerías.

Juan Albano, de la librería Punto Papel del centro de Plottier explicó a LM Neuquén que hace 15 años está en el rubro y que hoy se encuentra sin saber qué hacer. Para inicio del año pasado realizó una inversión en mercadería por 7 millones de pesos, que mucho no pudo vender.

Compras-útiles-escolares-en-cuotas-2020-3.jpg

“Nosotros habíamos invertido a crédito para el inicio escolar, entonces vino el confinamiento y quedamos con un montón de mercadería sin vender. El tiempo que estuvimos cerrados intentamos hacer delivery pero creo que es un rubro en que la gente quiere ver lo que compra”, describió el comerciante.

Para poder afrontar el crédito de esa inversión del año pasado Albano vendió su camioneta y pidió otro préstamo al BPN que deberá seguir pagando dos años más. “Dentro de todo pudimos seguir con las puertas abiertas pero hoy nos volvemos a enfrentar de nuevo a la incertidumbre porque no sabemos si empiezan o no las clases”, comentó el comerciante quien además relató que las esperanzas de que las escuelas abran sus puertas cada vez se desvanecen más.

No solo la falta de clases perjudicaron las ventas de este sector sino que también la gran cantidad de empresas que realizaron home office. “La gente se arregla en su casa con lo que tiene”, aseguró el librero.

La mayoría de las librerías de la zona se enfrentan a una situación difícil por la baja en las ventas y algunas ya tuvieron que cerrar sus puertas.

Marcela Álvarez dueña de la librería Oficer en el centro de Neuquén confesó que está conmovida por la "incertidumbre". "No se qué hacer. ¿Encaro lo que durante años hice y realizo la compra de suministros para abastecer a toda la clientela, o debo comprar a cuenta gotas, pensando con criterio para no generarme un stock que me genere un desbalance financiero que ya vivimos todas las librerías en el 2020?", se preguntó.

Reinventarse

En la librería Punto Papel habilitaron hace pocos días el cobro de facturas a través del sistema de pagos del BPN. “Eso no me deja mucha plata pero lo hacemos para tratar de que el cliente vuelva a nuestra casa”, comentó.

Librería platerito (1).jpg

Por su parte, Carlos Helou, de la librería Platerito en Neuquén comentó que sobre el inicio del ciclo lectivo 2021 tienen las misma información que los padres. “Algunas escuelas privadas ya están anunciando un sistema dual con algunos días presenciales y los otros desde casa, pero la escuela pública no sabemos nada”, precisó.

Tanto desde la librería Platerito como de Punto Papel coincidieron en que las ventas post pandemia del coronavirus se redujeron a la mitad de lo habitual.

“La situación es compleja para un comerciante, lo que representa la temporada escolar es enorme en términos de inversión y se hace difícil saber qué comprar y cuánto comprar”, comentó Helou, quien dijo que a pesar de vender la mitad de lo habitual pudieron seguir en contacto con sus clientes a través de redes sociales y continuar las ventas por esa vía.

El comerciante insistió en que “la inversión que hace el librero es muy grande y si no comienzan las clases es muy difícil de salvarla”.

“Nos venimos preparando para una temporada tranquila, con ofertas para atraer al cliente y con continuidad en la comunicación a través de redes sociales”, comentó sobre su situación actual.

Por su parte, el comerciante de Plottier comentó que esperará noticias hasta febrero y que ahí comprará lo mínimo para poder “subsistir”.

“Si compro y no empiezan las clases, listo, definitivamente me fundo porque el banco no me va a prestar dar de nuevo dinero sin terminar de pagar el anterior préstamo. Además de nuestro rubro creo que lo más importante es que estamos hablando de educación y dos años sin clases para los estudiantes creo que es mucho”, concluyó.

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

59.259259259259% Me interesa
14.814814814815% Me gusta
11.111111111111% Me da igual
3.7037037037037% Me aburre
11.111111111111% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario