"La levantaron de la tumba y la volvieron a matar"

Lo dice la familia de Mónica Huircaleo por la carátula del homicidio.

Olga Cabeza
cabezao@lmneuquen.com.ar

NEUQUÉN
"Este jurado juzgó a Mónica por todo lo que se dijo de ella en lugar de juzgarlo a él por haber matado a mi hermana, cuando las pericias dijeron que fue intencional, que si él no hubiera querido matarla hubiera disparado a cualquier otra parte del cuerpo y no a la cabeza", aseguró Andrea, una de las hermanas de Mónica Huircaleo.

Las hermanas de Mónica y Cecilia, su madre, esperan que hoy la Justicia le fije la pena a Lautaro González, el lavacoches hallado culpable por un jurado popular de matar a la mujer -su ex novia- de un disparo en la cabeza, aunque sin intención.

"Cuando nos enteramos de la carátula (homicidio culposo que prevé de 3 a 8 años de prisión) fue como que a Mónica la levantaron de la tumba y la volvieron a matar", expresó a LM Neuquén una de las hermanas. Ellas esperaban la calificación de femicidio, que prevé perpetua.

En las paredes de la casa del barrio Hipódromo cuelgan fotos de cada hija, nieto y bisnieto. "Acá estamos todas, nosotras nunca tuvimos una relación de madre e hijas, éramos todas amigas", cuenta la madre mientras mira la foto en la que se ve a las ocho mujeres que le sonríen a la cámara.

Con una mezcla de bronca y resignación, esperan todas juntas la pena para el hombre acusado de matar a Mónica de un disparo en la cabeza, el 18 de abril de 2013.

"Sus hijos más chicos nunca pudieron despedirse de su mamá porque se acostaron a dormir y al otro día mi hija estaba en un cajón", cuenta Cecilia.

"Nosotras notamos que ella estaba distinta, le tenía mucho miedo al nuevo novio. Nosotras no sabíamos quién era, pero ella siempre andaba apurada por volver a su casa y decía que él era muy celoso", recuerda una de sus hermanas.

Mónica y Lautaro convivieron seis meses y en ese lapso la mujer de 33 años cambio radicalmente su buen humor. "Él la golpeaba, pero ella nunca hizo la denuncia por el miedo que le tenía", cuenta Andrea. Un día, cansada de los maltratos, Mónica lo echó de su casa, pero Lautaro no se conformó.

"Ella quiso rearmar su vida pero él no la dejó en paz. Él le disparó frente a su hija de 14 años, que cuando salió a ver qué pasaba y vio que él le apuntaba con el arma, se puso delante de su mamá.

Pero él le disparó directo a la cabeza, sin que nadie pudiera hacer nada. El último recuerdo de mi nieta es cuando su mamá cayó herida".

Juicios por jurado
"No tuvo intención de matar"

El juicio por jurados -en diciembre último- terminó con un sabor muy amargo para la familia de Mónica Huircaleo. Porque el jurado halló culpable al lavacoches Lautaro Gonzalez, pero por la calificación más baja que prevé la ley penal: homicidio culposo. Los jurados entendieron que no hubo intención de matar. Este año habrá otros dos juicios contra hombres acusados de asesinar a sus parejas: Alberto Valdez, por matar a Noemí Maliqueo, y Javier Méndez, por el crimen de Gladys Hernández en Centenario.

FRASE
"No podemos creer que un jurado popular haya juzgado más a la mujer, a la víctima, que al femicida. Fuimos a la Justicia porque confiábamos".
Cecilia Mamá de Mónica Huircaleo, asesinada en abril de 2013.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído