La opinión de los que saben sobre cómo viene la vendimia 2019

Con un tercio de la uva en las bodegas, qué dicen los técnicos de cada región del país.

POR JOAQUIN HIDALGO - Especial

El año en curso está siendo bravo para los argentinos: con ánimos caldeados, inflación mediante y luego de un 2018 fuera de todo registro en aumentos, la sábana de 2019 otra vez parece corta frente a la fría realidad. El vino no es la excepción. Mientras que los productores de uva están en pie de guerra con las bodegas por el precio de la uva –que está planchado desde 2018–, las bodegas están llenas de vino que no pudieron vender el año pasado porque el consumo perforó su mínimo histórico (19,5lts per cápita), justo en un año en que la cosecha fue buena en cantidad.

Te puede interesar...

En esa puja y como cada año, la madurez de las uvas permanece indiferente a los problemas económicos y políticos, de modo que desde enero productores y bodegas vienen cosechándolas a veces a regañadientes, otras con expectativas, pero en ningún caso ajenas al conflicto. Así, con 860 mil kilos de uvas procesadas al 17 de marzo pasado –es 1/3 de lo estimado pro el INV para 2019– algunas conclusiones sobre el año pueden comenzar a esbozarse.

Visiones de la vendimia

En términos de calidad, Alejandro Vigil, enólogo jefe de Catena Zapata, dice que la 2019 se parece mucho a 2004 y 2013: “Tuvimos un enero muy caliente y un febrero más moderado, con alcoholes potenciales para cabernet franc y malbec de 13 a 13,5%”, grafica el enólogo.

En la misma sintonía, Martín Kaiser, responsable de viñedos de Doña Paula, amplía, dice que “fue un verano con más días calurosos. Según nuestros datos, si un año promedio tiene 28 días con temperaturas superiores a 32ºC, ya llevamos 38.” Sostiene que ese estrés por calor podría explicar los alcoholes más bajos: “la planta se bloquea y deja de producir. De paso, los diez días de retraso general en la vendimia, también se explicarían por el mismo fenómeno”.

En efecto, todas las fuentes consultadas sostienen una ligera demora. Tanto, que incluso en el último parte de vendimia del INV, respecto a años normales se lleva cosechada menos uva, entre un 10 y un 15%.

Calidad garantizada en Mendoza

Cualitativamente las expectativas son altas. José Galante, enólogo jefe de Bodega Salentein, se entusiasma: “En chardonnay y pinot noir, que ya están elaborados, nos sorprende el balance de acidez. En esta zona –Tunuyán, Valle de Uco–, lo regular es 7 g/l y este año estamos en torno a los 8 con buena cantidad de málico. Será un gran año para estas variedades.” Fernando Buscema, director del Catena Institute of Wine, razona en la misma línea, cuando afirma “que el Chardonnay de Gualtallary es de lo más interesante que tenemos a la fecha”. Lo mismo sucede con los blancos de San Rafael, donde Silvio Alberto, enólogo jefe de Bodega Bianchi, apunta en particular a la frescura del mismo varietal “acidez natural y frescura, además de aromas delicados. Es una cosecha fantástica de blancos”, sostiene.

Pablo Cúneo, enólogo de Luigi Bosca, por su parte explica que “en nuestras fincas tuvimos un 20% más de uva blanca, con una sanidad es muy buena”. Y el suyo es como un comentario general, ya que todos apuntan a la uva impecable con la que están trabajando. No es menor. Más teniendo en cuenta para el ciclo 2018-2019 se esperaba que el fenómeno del Niño apurara lluvias en el oeste.

Cafayate

Desde el NOA, Alejandro Pepa, enólogo de Bodega El Esteco, se asombra: “hacía muchos años que no veía una uva tan sana, impecable te diría, como la de este año. El dato es que si para este época ya deberíamos estar en los 200mm de lluvia, apenas llegamos a los 83”, sentencia. Y apunta que torrontés y malbec serán sorprendentes.

Patagonia Norte

La región tiene un gran año, según Leonardo Puppato, enólogo de Familia Schroeder. En detalle, dice que “este año comenzamos con la cosecha el tres de febrero y hemos tenido un verano bastante más fresco. Este clima ha retrasado en general unos días la maduración, que ha sido más lenta pero más pareja, por lo que los mostos tienen una mejor acidez natural con mucha presencia de ácido málico”, explica el enólogo.

--> Las tintas de Uco

En general todos los técnicos sostienen que en el Valle de Uco habrá una merma en particular de malbec, debido a fallas en el cuaje. Con todo, recién está comenzando la vendimia en le región productora de tintas de altura y respecto a los pronósticos, los enólogos se frotan las manos. Al respecto, Alejandro Sejanovich, enólogo de Manos Negras, dice que “antes de ayer arranqué con las uvas de Paraje Altamira para nuestros íconos. Están súper, aunque la verdad se ve con la fermentación.”

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído