LMNeuquen Gendarmería

La travesía del arquero de Huracán que tuvo que ser googleado por Gendarmería

Inexperto al volante, viajó 1800 km desde Jujuy a Buenos Aires en un auto familiar que arregló con sus ahorros. Sueña con llegar lejos. Tiene 20 años.

Juega en uno de los equipos importantes del país, que se jacta de ser el sexto grande. Sin embargo, como muchos afirman, sólo las figuras de River y Boca y pocos más están salvados económicamente en el fútbol argentino. Como muestra, vale el ejemplo del arquero de Huracán Rafa Ferrario, quien en las últimas horas fue protagonista de una verdadera travesía, de un viaje interminable de 16 horas desde su Jujuy natal a Buenos Aires, de que los controles de gendarmería googlearan su nombre porque no le creían. Todo para llegar a destino y sumarse a la pretemporada quemera.

El 1, de 20 años, se encontraba en Monterico (Jujuy) realizando la cuarentena cuando recibió la noticia que debía volver a los entrenamientos en Buenos Aires.

Te puede interesar...

Al estar suspendido el transporte comercial aéreo y terrestre por la pandemia, fueron sus padres quienes le entregaron el auto que utiliza la familia para que pueda pegar la vuelta. Luego de recurrir a sus ahorros para repararlo rápidamente, el joven arquero con poca experiencia en manejo se lanzó solo a la ruta y recorrió 1800 km sin parar llegando a tiempo al hisopado que se le realizó al plantel profesional, el viernes.

Durante el viaje tuvo que atravesar varios controles y hasta googlearon los gendarmes su nombre para corroborar quien era. Sin dormir, cansado y estresado por el largo viaje, Rafael Ferrario se presentó el viernes en el predio Jorge Newbery, lugar donde se llevaron a cabo todos los controles médicos del plantel profesional.

El guardameta viajó durante 16 horas y logró acoplarse al resto del equipo dirigido por Israel Damonte. El termo, una docena de empanadas que le preparó su mamá y su mochila fueron los únicos testigos de la travesía que debió superar Rafa para volver a La Quema, según informó el sitio oficial del club.

#Huracán De Jujuy a Buenos Aires sin escalasEl arquero viajó 16 hs y logró acoplarse al resto del equipo. El termo, las empanadas que le preparó su mamá y su mochila fueron los únicos testigos de la travesía que superó Rafa para volver a La Quema.www.cahuracan.com

-> Su palabra

"La noticia me sorprendió. Con mi familia suponíamos que iba a ser la semana del 17, pero el martes cuando estaba en el campo con mi papá y mis hermanos alimentando a los animales, me llegó un audio del profe y me enteré que a más tardar nos teníamos que presentar el viernes, en La Quemita, para realizar el hisopado. Ahí me quedé helado, era martes y tenía que estar el jueves a la noche, no lo podía creer, no sabía cómo iba a llegar, era casi imposible. Le avisé a mi papá pero no me creía, le hice escuchar el audio y ahí empezamos a ver cómo iba a hacer para viajar Buenos Aires", comentó el arquerito norteño.

"Regresar al Club en tan poco tiempo era muy difícil, en Jujuy están en fase 1, no hay aviones ni micros. Lo primero que pensé fue buscar algún camión que regresara a Buenos Aires, yo me hubiera subido al primero que me trajera para acá, pero mi mamá se ofreció a prestarme su auto. Lamentablemente no estaba en condiciones de salir a la ruta. Con los pocos ahorros que teníamos yo , mis viejos, mi abuelo y mi tía tratamos de poner el auto a punto para poder viajar", agregó en su imperdible relato.

"Lo dejé en el mecánico el miércoles a la mañana y me dijo que iba a estar a la tarde, yo ya soñaba con salir a la madrugada, pero no fue así. Se demoraron los repuestos porque estaban en Jujuy capital y necesitaban un permiso para ir a buscarlos. Ahí nomás pensé que no llegaba, no iba a poder estar para que me realicen los estudios y poder volver a entrenar, me puse muy triste. El mecánico me llamó y me dijo que iba a estar para el jueves a la mañana, así que le avisé a mi mamá que el jueves terminaba de almorzar y salía para La Quemita. Cuando comencé el viaje, en el pueblo me decían que estaba loco, pero yo tengo en claro mis objetivos y decidí arrancar", amplió el futbolista del Globo.

"Antes de salir le mandé un mensaje al técnico Israel avisándole que estaba en camino y que iba a hacer lo imposible para llegar. Por suerte él me dijo que me quedara tranquilo que si no llegaba algo íbamos a hacer", comentó.

"Aprovechamos el mediodía para hacer un asadito en familia y poder despedirnos. Fue un momento lindo aunque la preocupación de mis viejos estaban en los 1800km que iba a manejar solo, yo no pensaba en eso, solo quería volver y empezar a entrenar", explicó el héroe.

"Preparé todo y me subí al auto. Salí de Monterrico y agarré la ruta 34 que va de Jujuy a Santiago del Estero. En el pueblo de Pampa Blanca me paró el primer control. Me consultaron a donde iba y cuando dije Buenos Aires, me empezar a hacer muchas preguntas. Les mostré el permiso que me mandó el Gerente Deportivo Fernando Salces y mi credencial de futbolista. Ahí los policías aflojaron y me felicitaron. Abrieron la valla y pude pasar. Ya más adelante en la ciudad de Salta, tuve que pasar otro control, pero ellos ya estaban avisados desde el anterior y seguí sin problemas. Cuando llegué a Santiago Del Estero no me dejaban pasar, les mostré toda la documentación pero parecía que no eran suficientes, las cosas se empezaron a complicar. Ellos no me creían, sospechaban del auto y me dejaron a un costado de la ruta. Pasaron 15 minutos hasta que vino otro policía y me dijo:

-Nombre y apellido por favor

-Soy Ferrario Rafael (Mientras el agente de tránsito tenía el celular en la mano)

-La 27, ¿no?

-No yo tengo 20 años oficial

-Pero jugás con la 27.

-Ah, sí, ¿me estás buscando por internet?

-Sí, ¿en qué club y de qué posición jugás?

-Soy arquero y juego en Huracán

-Muy bien, estábamos corroborando los datos, te vamos a dejar pasar. Pero te vamos a tener que fajar las puertas para que no puedas bajar en ningún lado de Santiago. Así que con las puertas completamente fajadas pude seguir viaje.

"Llegando a un pueblo llamado Fernández me estaba quedando sin nafta y ya no tenía gas, pero no sabía cómo hacer con la puerta fajada, le pregunté al playero y me dijo que la rompa, no iba a pasar nada. En el siguiente control, solo chequearon los papeles y continué. Ya en Santa Fé estaba todo un poco más tranquilo, le iba avisando a la familia y ellos insistían en que pare a descansar. Era tanta la motivación que tenía en llegar que no afloje y le metí. Tipo dos de la mañana me llamó mi profe para preguntarme como estaba, él era uno de los que me decía que estaba loco, pero eso me seguía motivando para llegar. Cuando agarré la autopista de Rosario fue todo más tranquilo y me relajé, estaba súper contento iba a lograr el objetivo. Durante todo el viajé pensaba en las ganas de atajar, jugar y poder triunfar en Huracán. Es mi sueño y el de toda mi familia", destacó con total humildad y las cosas claras.

Y respecto a las provisiones y alimentos que llevó para el viaje, indicó: "Mis padres optaron que me lleve el auto también por el miedo a los contagios. Me prepararon una buena vianda con empanadas, fruta, agua, chicles y jugo. Comida y bebida no me faltaban, solo paraba para cargar combustible y seguir. En el norte es muy común cuando manejas de mascar coca, pero al ser deportista y por los controles de antidoping no lo hago".

Como no desearle a este pibe que ahora "llegue lejos en el fútbol".

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

7.5757575757576% Me interesa
85.606060606061% Me gusta
2.2727272727273% Me da igual
1.5151515151515% Me aburre
3.030303030303% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario