La urbanización cercó a los corredores de la barda

En Centenario tienen que atravesar tierras privadas.

Adriano Calalesina

adrianoc@lmneuquen.com.ar

Neuquén. Los corredores cada vez tienen que sortear más obstáculos en sus idas diarias a las bardas de Centenario: algunas partes son privadas y el avance de las industrias y tierras entregadas hizo que algunos senderos desaparecieran de a poco.

Los vecinos salen a correr todos los días a la vera de la Ruta 7, hacia el oeste, donde la meseta escarpada es virgen, pero sólo en algunos tramos. Hay varios grupos organizados desde hace años, que tienen que convivir con las nuevas reglas de urbanización donde los circuitos se topan cada vez más tierras loteadas.

“Hay partes privadas donde no podemos pasar, nos ha pasado que en un sector del polígono cuando no estaba cerrado, tuvimos que cambiar de sendero”, dijo Paola Molina, una de las coordinadoras del grupo Zampa Centenario, junto a Alejandro Stagnaro.

En la localidad hay seis o siente grupos organizados para hacer actividades físicas por la zona de la meseta. Están los que caminan, los que trotan y los que se entrenan para las competencias más duras, tanto regionales como internacionales. Salen todos juntos porque es más seguro en el trayecto.

Centenario tiene cientos de hectáreas de barda virgen aún donde hay senderos para caminar, pero no están organizados como el Parque Norte en Neuquén. Tampoco tiene un área protegida para conservar lo poco que queda de natural en las bardas de acceso a la ciudad.

Hace unos años, el circuito de motos El Picadero fue literalmente cortado y vendido a una empresa. La parte que quedó en pie, que todavía es fiscal, forma parte del trazado de algunos corredores.

Los corredores aún tienen tierras para hacer nuevos circuitos. Es un área de unos 5 kilómetros de largo por 800 metros de ancho que aún queda virgen para el deporte.

corredores

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario



Lo Más Leído