La velaron en una fábrica de pastas y se pudrió todo

Vecinos se indignaron con la decisión de la familia de la fallecida.

Buenos Aires
Fue una escena surrealista. Parecía una escena de una película de humor. O de terror... Los vecinos del barrio porteño de Barracas denunciaron que una mujer estaba siendo velada dentro de una “reconocida” fábrica de pastas ubicada en la avenida Montes de Oca. Según aseguraron, estaba desde el sábado y cualquiera que pasara por la vereda podía verla, dado que la persiana estaba levantada y el lugar es vidriado.

6 Los días que, según afirman los vecinos, duró el velorio de la dueña del negocio.

Ayer a la mañana, María, de 55 años, salió del local y dijo a los medios que laseñora dentro del féretro era su madre, que murió a los 90 años. “Era la última voluntad de mi madre que la veláramos ahí”, aseguró. Sin embargo, desmintió a los vecinos al contar que estaba desde ayer en el lugar, y no desde el sábado.

FRASE
“La señora falleció el domingo en el Argerich de causas naturales y el miércoles la familia contrató a una empresa para llevarla al local, que está cerrado hace 15 años”.
Silvio Garacoche Comisario de Barracas

En un principio era todo misterio: por qué había cerrado la fábrica de pastas, cuál era la razón de que hubiera un cajón adentro y de quién era el cadáver expuesto en la vidriera. Esta situación hizo que los vecinos denunciaran el caso al asegurar que se veían impresionados por la imagen del cajón abierto y el mal olor. Ante la presencia de decenas de medios en la puerta del lugar, María explicó a los gritos que el cadáver era de su mamá fallecida, quien había fundado el negocio. “Esto me lo pidió mi mamá. Era su última voluntad que la veláramos ahí”, contó, al tiempo que se mostró molesta por los vecinos que pedían que se retirara el féretro. “Estas son cosas mías, ¡a mi mamá la vamos a velar hasta el año que viene!”, agregó, para intentar ahuyentar a los medios presentes.

Entre tanta confusión, algunos vecinos contaron cosas que, al parecer, no eran ciertas: habían dicho al diario Crónica que la fábrica de pastas era muy conocida en el barrio, pero que ante este hecho “les daba miedo” seguir yendo.

Sin embargo, el lugar ubicado en Avenida Montes de Oca y Olavarría permanece cerrado desde hace 17 años, cuando murió su propietario -oriundo de Italia y esposo de la mujer fallecida el sábado-, cuyos restos también fueron despedidos entonces en una ceremonia similar en el local de Barracas.

La hija de la mujer en cuestión se mostró muy enojada con la situación y lució un tanto desequilibrada en su contacto con los medios. “La Policía me dijo que no les diera importancia”, aseguró María, rodeada por micrófonos y cámaras.

Las autoridades confirmaron que no se había producido ninguna anomalía y que, más allá de las curiosas escenas, se trataba de un velorio en un lugar determinado y en regla. De todos modos, las fuerzas de seguridad se acercaron hasta la fábrica tras las declaraciones y procedieron a retirar el cuerpo, que fue trasladado al cementerio de Flores.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído