Las truchas extranjeras

Un entretenido debate y cambio de ideas se generó ayer en la red social Twitter a raíz de un posteo que realicé sobre los orígenes de las truchas que hay en la región.

Recordé en un hilo de tres tuits que en 1903, el gobierno nacional había encargado a especialistas de Estados Unidos un estudio de ríos y lagos de Argentina, con el objetivo de promover el cultivo de peces para generar recursos alimenticios.

Te puede interesar...

La cuestión es que después de un relevamiento que hicieron especialistas durante seis meses, se decidió el envío de un cargamento de 1.200.000 embriones de cuatro variedades distintas de salmónidos para la región Patagónica. Así fue como a principios de 1904, el barco que zarpó de Nueva York llegó a Buenos Aires, luego la carga viajó en tren hasta Neuquén y, posteriormente, en camión hasta el Nahuel Huapi.

La decisión de importar salmónidos se tomó en 1903 pensando en un recurso alimenticio y no deportivo.

Lo interesante es que algunos usuarios de Twitter comenzaron a cuestionar si todas estas truchas que proliferaron durante más de un siglo no exterminaron a la fauna nativa. Otros, en cambio, destacaron el recurso turístico que se generó a través de la pesca deportiva.

Y no faltaron los que recordaron la amenaza permanente de las carpas que aparecieron en el Río Negro y remontaron el curso de agua hasta frenarse en Arroyito.

Polémicas y debates aparte, la decisión del Gobierno generó un fuerte impacto en los ríos y lagos de la región.

¿Qué hubiese pasado si no se importaban las truchas arcoíris y marrones desde Estados Unidos? ¿Se hubiese desarrollado igual el recurso pesquero por el que Neuquén hoy es conocida en todo el mundo sólo con percas y pejerreyes? Para pensar.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído