Les dieron un dato falso y no pudieron llevarse ni un peso

Le sacaron las llaves de la casa al dueño en su carpintería, pero no robaron nada.

NEUQUÉN
Tenían todo pensado, pero el dato que manejaban era falso y no encontraron el importante botín que les habían vendido.

Los cuatro hombres armados irrumpieron en una carpintería del barrio Bouquet Roldán, le sacaron las llaves de la casa al dueño, fueron hasta la vivienda en pleno centro, pero no pudieron llevarse nada de ninguno de los dos lugares.

La dramática secuencia comenzó minutos antes de las 21 del lunes, cuando los hombres entraron a una carpintería de Catamarca y 12 de Septiembre. Con un arma en la mano se abalanzaron contra el dueño y un empleado, los tiraron al suelo, los ataron y golpearon con algunas herramientas.

“Al dueño, un ingeniero de 57 años, le exigieron que les entregara las llaves de su casa y de su camioneta mediante amenazas y golpes”, explicó el comisario Ernesto Soto.

Además, los atacantes lograron sacarle la dirección de la casa y dos de ellos se fueron al domicilio del carpintero, mientras otros dos quedaron en el local.

Según los investigadores, los hombres buscaban una importante suma de dinero por un dato que manejaban. Sin embargo, no encontraron nada en la carpintería ni tampoco en la vivienda, ubicada en Talero y Tucumán.

“En la casa se encontraron con una señora de 82 años, quien contó que le revolvieron todo, hasta hicieron una perforación en una pared del garage”, relató el comisario.

Los dos hombres recorrieron todas las habitaciones y al no encontrar nada, abandonaron la propiedad céntrica en el mismo auto en que se movilizaban.

Una vez que se fueron los ladrones de su casa, la mujer salió a la calle y pidió ayuda a los gritos. Un hombre que caminaba por esa zona del alto se acercó al ver el estado de shock que presentaba la mujer y llamó a la Policía.

El patrullero tardó unos minutos en llegar y contener a la víctima, que se quejaba del dolor en la cabeza, donde le habían pegado.

Sorprendido
“La casa parece una fortaleza”

“Estaba llegando a mi casa y vi a mi vecina en la vereda. Tenía un golpe en la cabeza y decía que le habían entrado a robar dos personas”, confió un vecino. Además, aseguró que “la casa es una fortaleza, ni siquiera podés tocar el timbre”. Los investigadores intentan identificar a los delincuentes a través de las cámaras de seguridad del lugar.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído