Lo acusó frente a sus fieles

Una mujer denunció a un líder mormón de violarla 34 años atrás.

Estados unidos. McKenna Denson tiene 55 años y guardó un aberrante secreto durante 34 años. Ese que la condicionó gran parte de su vida, que le quitó algo que nunca recuperó y la hizo alejarse de allí, de Chandler, Arizona, donde la pesadilla se hizo realidad. Pero este fin de semana pudo apartar ese demonio que carcomía su alma desde hace tanto tiempo, cuando en la brillantez de la confianza alguien la traicionó para siempre, violándola y llenando su futuro de fantasmas.

El domingo pasado, de pie frente a su antigua congregación, le puso nombre al “depredador sexual”. Un hombre al que todos conocían: Joseph Bishop, antiguo líder de la iglesia mormona a la que ella fielmente concurría y donde en el pasado buscó contención espiritual. Denson vive en Pueblo, Colorado, por lo que condujo 1125 kilómetros para llegar hasta la iglesia de su infancia y adolescencia donde, según dijo, Bishop desterró para siempre su inocencia. “Edmund Burke dijo que lo único necesario para el triunfo del mal es que los hombres buenos no hagan nada. La Primera Presidencia y el Quórum de los Doce Apóstoles encubren a un depredador sexual que vive en su barrio, su nombre es Joseph Bishop. Era el presidente en 1984 cuando me violó en el sótano del Centro de Entrenamiento Misionario”, lanzó la mujer ante la incredulidad del público.

Te puede interesar...

Tras la acusación, los nervios comenzaron a apoderarse de todos: los miembros de la Iglesia se pusieron de pie y un hombre se paró junto a Denson, la tomó del brazo y quiso apartarla del micrófono. “Quisiera hablar con usted”, le susurró al oído. La mujer replicó: “Absolutamente, me encantaría hablarlo después”.

Denson ya había acusado a Bishop de violación ante la Justicia en agosto pasado. Allí, el antiguo líder espiritual rechazó la denuncia. Sin embargo, su voz quedó grabada confesando que pudo haber ocurrido. Luego, ante la policía, el pastor admitiría que le había pedido a la por entonces joven mujer que le mostrara los senos. Denson lo acusó de romper su blusa, subirle la falda y tratar de violarla en la pequeña habitación del sótano, según la grabación. En la misma cinta, Bishop dijo no recordar nada de aquello, sin embargo se disculpó por su conducta, diciendo que luchó toda su vida con una “adicción sexual”. En la Iglesia volvieron a estar frente a frente, el victimario estaba entre el público que escuchó la denuncia. Sentado, lo miró a los ojos mientras contaba su terrible verdad.

“La Primera Presidencia encubre a un depredador sexual que vive en su propio barrio”.McKenna Denson. Víctima

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído