Lo llaman, le preguntan precios y después le roban

Delincuentes románticos se llevan flores y muñecos de peluche.

Neuquén.- Suena el teléfono y Jorge, el dueño de una florería, atiende el llamado: “¿Cuánto sale el corazón grande que dice ‘Te amo’, el que tiene en la vidriera?”. Del otro lado, los que preguntan son los delincuentes que cotizan su próximo botín. El hombre ya sufrió seis robos y otros cuatro negocios de la cuadra también fueron saqueados.

El último robo en la florería Pehuén, ubicada en Carlos H. Rodríguez al 400, sucedió el sábado, alrededor de las 4:30.

En ese momento, un delincuente llegó en una moto, rompió dos vidrios del local a patadas, ingresó y se llevó flores y peluches por un valor estimado de 15 mil pesos.

El hombre aseguró que los ladrones lo llaman un día antes, preguntando precios, y que al día siguiente es fija que le roban.

“Se llevan pavadas”, aseguró el dueño de Pehuén, y explicó que los delincuentes “salen rajando apenas se activa la alarma”.

$15.000 Es el monto del botín robado el sábado a la madrugada. Los ladrones huyeron en moto.

En el último caso, el comerciante relató que el ladrón llevaba puesto un casco y guantes.

“Peluches se roban, se ve que están enamorados”, afirmó irónicamente el dueño del negocio.

Jorge detalló que los delincuentes siempre van en moto, llegan hasta el local y escapan en contramano.

“Tenemos más cámaras que Gran Hermano”, confirmó y especificó que hoy le instalarían seis más, con calidad HD.

Indignado, Jorge detalló que antes su local estaba abierto las 24 horas, incluso los domingos, pero que por la situación ya no lo puede hacer más.

El comerciante contabilizó seis robos entre el año pasado y lo que va de este, y contó que en la cuadra le robaron a cuatro negocios más.

Al enterarse de lo sucedido, la dueña de una óptica lindante se lamentó: “Ahora me toca a mí”.

“Aunque te parezca mentira, como robaron tanto, dejamos un vidrio dividido para que rompan y entren por acá, así me sale más barato cambiarlo”, aseguró Jorge. De esa manera, el comerciante intentó evitar que los delincuentes le rompan todo cada vez que ingresan a robarle.

“También tenés los que se hacen pasar por clientes, y apenas me descuido, se llevan lo primero que ven”, ratificó el hombre, y concluyó: “Todo es una joda, nada ni nadie nos protege”.

Más casos en calle Carlos H. Rodríguez

La situación en la calle Carlos H. Rodríguez es preocupante. Jorge denunció luego de enterarse por LM Neuquén que habían desvalijado un piso entero de un edificio ubicado a sólo una cuadra de su florería. El hecho ocurrió el viernes pasado en horas de la siesta. Los ladrones salieron por la puerta principal sin ser vistos y se llevaron dinero en efectivo, vestimenta y tecnología. Lo tenían todo estudiado, conocían en detalle el movimiento de los vecinos y sólo tardaron 15 minutos. La zona de mayor cantidad de robos sobre Carlos H. Rodríguez es la que comprende desde Jujuy hasta Santiago del Estero, en pleno centro y a muy pocas cuadras de la Casa de Gobierno.

Hace algunos meses, se cuestionó la seguridad de la plaza Roca tras varias denuncias de robos y arrebatos. Incluso, una mujer relató cómo, mientras esperaba adentro de su auto que saliera un familiar que estaba en la guardia de una clínica privada, le rompieron el vidrio y le sacaron la cartera.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído