Los conflictos de pareja atentan contra la salud

Un estudio dice que provocan enfermedades cardiovasculares.

Nueva York.- Muchas veces se necesita una ratificación científica para confirmar algo que parece evidente. Tal vez este sea uno de esos casos. ¿Hasta qué punto influyen en la salud las relaciones de pareja? ¿La mala convivencia puede afectar los aspectos físicos y mentales? Parece que sí...

Un estudio llevado a cabo por la Universidad de Buffalo en Nueva York (EE.UU.) pone de manifiesto que, en ese caso, es mejor “estar solo que mal acompañado”, pues las relaciones suelen estar estrechamente unidas a la salud tanto física como mentalmente, por lo que una relación que nos hace infelices puede tener un profundo impacto sobre la salud. La felicidad como el mejor camino hacia el bienestar general.

La calidad de una relación durante la transición a la edad adulta afecta a la salud más de lo que pensamos hasta el momento. Incluso, altera más el bienestar general que lo que se había estudiado y analizado hasta aquí.

Los que no están conformes con su pareja pueden contraer enfermedades del corazón.

Para su investigación, los expertos de la Universidad de Buffalo pasaron dos años estudiando las relaciones amorosas de 200 jóvenes y adultos, quienes se prestaron voluntariamente a ser monitoreados por los profesionales. El estudio se centró tanto en noviazgos como en matrimonios, determinando que en ambas relaciones la pareja influía en la salud de las personas.

Los investigadores descubrieron que alrededor de un tercio de los jóvenes experimentaron cambios relativamente significativos en sus relaciones durante este periodo.

Teniendo en cuenta factores como la satisfacción, la hostilidad, las críticas, el apoyo, la bondad, el afecto y el compromiso, cuanto más tiempo se encontraban en relaciones de alta calidad (felices, plenas, tranquilas, en un marco de armonía) o más rápido dejaban relaciones que les hacían infelices (perturbadoras, conflictivas, dañinas), mejor era su salud.

No discutir habitualmente con la pareja y sentirse cómodo con ella mejora la salud de ambos. Sin embargo, una relación que aporta estrés tiene efectos perjudiciales a largo plazo. “Diversos estudios han demostrado que estar en una relación infeliz o un matrimonio infeliz puede causar un cuadro de estrés de diferentes niveles, lo que, a su vez, afecta a la salud física.

En particular, “las personas que no están conformes con su pareja podrían estar en mayor riesgo de caer en una depresión, de sufrir presión arterial alta y de contraer enfermedades del corazón”, sentencia Ashley Barr, el profesional que lideró el trabajo investigado y publicado recientemente por la mencionada universidad norteamericana.

Con todo, una de las conclusiones es la siguiente: parece que concatenar una relación tras otra con tal de no estar solo no parece ser la mejor elección si valoramos nuestra salud.

¿La distancia nos acerca?

Puede resultar polémico, pero una investigación ha comprobado que las parejas a distancia crean vínculos más estrechos. Según los científicos, cuando están separadas las parejas se esfuerzan por comunicarse más y conseguir una mayor intimidad. “El roce hace el cariño”, afirma un dicho popular. Sin embargo, no siempre es así, como han comprobado Crystal Jiang, del City University de Hong Kong, y Jeffrey Hancock, de la Universidad Cornell, en una investigación sobre las relaciones de pareja a distancia publicada recientemente en la revista científica Journal of Communication. Según sus conclusiones, las personas que tienen relaciones a distancia suelen crear lazos más fuertes que las parejas normales gracias a que la comunicación es más constante y profunda.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído