Los curados del virus pueden seguir con pérdida de olfato

Los Archivos Europeos de Otorrinolaringología también revelaron que la disminución del gusto puede persistir en los recuperados del COVID-19.

Este martes, en el marco del Día Mundial de Acción por los Trastornos de la Conducta Alimentaria, los especialistas afirmaron que la situación de encierro agrava los problemas en aquellas personas que padecen anorexia, bulimia, ortorexia, vigorexia, alcohorexia y diabulimia, entre otros. Por eso, resaltaron la importancia de seguir con los tratamientos de forma virtual.

Mientras los científicos de todo el mundo continúan tratando de descifrar el virus que provoca el COVID-19 y buscan su vacuna, una investigación de los Archivos Europeos de Otorrinolaringología revelaron que muchos de los pacientes que lograron recuperarse a la enfermedad mantienen la pérdida de olfato y gusto.

Te puede interesar...

El organismo del Viejo Continente indicó que la anosmia y la disgeusia, que es uno de los síntomas del nuevo coronavirus junto a la fiebre, la tos seca y el cansancio, se mantienen en la mayoría de los curados de la pandemia. De acuerdo a su estudio, en el que analizaron a 417 personas que sufrieron formas leves y moderadas de COVID-19, el 88% y el 86% informaron disfunciones del gusto y el olfato, respectivamente.

La mayoría de los pacientes dijeron que no podían saborear ni oler incluso después de que desaparecieron otros síntomas. Los datos preliminares mostraron también que al menos una cuarta parte de las personas recuperaron su capacidad para saborear y oler dentro de las dos semanas posteriores a la disipación de otros síntomas. El estudio a su vez determinó que se necesitan datos a largo plazo para evaluar cuánto tiempo puede durar estos cuadros en personas que no informaron una mejora. Los afectados lamentaron que la pérdida de estos dos sentidos fundamentales está alterando las relaciones con las personas, los alimentos y el medio ambiente, lo que complica el camino hacia la recuperación.

Más allá del padecimiento en los casos mencionados, según precisó la médica otorrinolaringóloga Stella Maris Cuevas, los trastornos del gusto y el olfato pueden ocurrir con la edad o como resultado de otras afecciones. La gripe puede adormecer temporalmente esos sentidos, por ejemplo, mientras que las enfermedades respiratorias agudas pueden inhabilitarlos de por vida.

LEÉ MÁS

Casi el 90% de los jóvenes aprueba el aislamiento social

Podrá llegar de Rusia el nuevo antiviral contra el COVID-19

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario