Icono de Alerta

Hoy para comprar o salidas recreativas: documentos terminados en par

Los fumadores tienen un peor pronóstico si contraen el COVID-19

El consumo de tabaco y el cigarrillo electrónico atacan el sistema de defensa de los pulmones.

El cigarrillo se ha convertido en los últimos años en uno de los principales enemigos de la salud pública por la gran cantidad de enfermedades graves que ayuda a desarrollar, como el cáncer, Epoc, infartos y ACV, entre otras. En los últimos años aparecieron otras amenazas, como los vapeadores o cigarrillos electrónicos. Ya sea a través de la nicotina o en forma de vapeador, el cigarrillo es una seria amenaza frente a la pandemia por COVID-19. Lo dice la Organización Mundial de la Salud y muchas instituciones públicas y privadas, respaldadas por estudios científicos.

Un nuevo documento, de la Asociación Argentina de Medicina Respiratoria (AAMR), junto con otras asociaciones y sociedades científicas de Latinoamérica, afirma que fumadores y usuarios de sustancias inhaladas, tendrían riesgos mayores en la pandemia por COVID-19. "El humo del tabaco deteriora varios componentes de los mecanismos de defensa del aparato respiratorio, generando alteraciones que favorecen la aparición de infecciones respiratorias bacterianas o virales y podrían explicar por qué las personas que fuman presentan no sólo una mayor incidencia sino manifestaciones más graves de infecciones respiratorias como influenza, neumonías y tuberculosis, convirtiéndose en importantes causas de enfermedad y muerte en este grupo poblacional", indicó la doctora María Medin, coordinadora de Tabaquismo y Epidemiologia de la AAMR.

Te puede interesar...

Y agregó la especialista: "Entonces es probable que los fumadores tengan una mayor susceptibilidad a infectarse también por SARS-Cov-2, o de padecer la enfermedad COVID-19 con mayor severidad. Por otra parte, el uso de sistemas electrónicos de administración de nicotina, exponen a los usuarios a partículas y a tóxicos, que generan alteraciones en los mecanismos de defensa respiratoria similares a las producidas por el tabaco combustible. Los mismos efectos se ven potenciados por productos de tabaco calentado, la exposición "pasiva" al humo del tabaco, la contaminación atmosférica y de interiores por combustibles sólidos (humo de leña), entre otros".

El acto de llevar repetitivamente los dedos a la boca aumenta la posibilidad de transmisión del virus. Con este mismo acto se pueden contaminar los cigarrillos, dispositivos electrónicos, pipas de agua o los cigarrillos de marihuana aumentando la probabilidad de contagio.

LEÉ MÁS

EE.UU., en el centro de las críticas por su golpe a la OMS

La Capital propone el turismo virtual

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario