Los neuquinos rompen la taquilla en el cine 3D

En 2015, la sala Monster del Village lideró la venta de entradas a nivel nacional.

Neuquén
La fiebre de consumo de los neuquinos parece no detenerse y continúa rompiendo todos los récords. Ahora les tocó el turno a los cines. La sala Monster del Village Neuquén se convirtió en la que más facturó en todo el país a lo largo de 2015, y les ganó así a ciudades con más habitantes, como la Ciudad de Buenos Aires, Córdoba, Rosario y Mendoza.

El portal Ultracine informó que durante todo el año pasado la pantalla gigante, única en la Patagonia, facturó 26,1 millones de pesos, que representan un total de 237 mil entradas a un valor promedio de 109,89 pesos. Es decir que pasaron unas personas por día en promedio.

El precio elevado, hoy de 165 pesos (110 los días miércoles), hace que la Monster facture más que otros lugares donde se vendieron más cantidad de entradas.

Según Ultracine, la sala 14 de Hoyts Unicenter en Capital Federal logró el mayor número de entradas vendidas el último año.

Marcelo Medrano, gerente del complejo, contó a LM Neuquén que la empresa tomó la decisión de instalar la sala Monster debido a la alta demanda de películas 3D que tenían los neuquinos y vecinos de la región.

"2013 y 2014 fueron años muy fuertes en lo que fue 3D. Ahí nos dimos cuenta de que la gente la elegía sobre las otras salas, por más que tuviera que pagar más cara la entrada si les dabas lo que ellos buscaban, que era un 3D acorde a lo que pagaban", señaló.

La sala posee lugar para 500 personas. Un doble proyector digital, sonido Atmos y una pantalla gigante permiten a los espectadores dejarse llevar por la fantasía del cine.

"La fiebre de consumo ayudó bastante a que la gente consuma cine. Nosotros incentivamos sumando comodidades para el público. Que a la gente le queme la plata en la mano ayuda", indicó Medrano.

Consultado sobre por qué Neuquén encabezó el ranking de facturación nacional, Medrano resaltó que fue debido al lugar donde está ubicado el complejo. "Estamos en el pulmón de la ciudad. Es como una salida cualquier día de la semana, no necesariamente es la salida de fin de semana. Otras salas de este tipo están en lugares con accesos más difíciles".

Pochocleros
La Monster, como ya es conocida popularmente, es elegida por espectadores de todas las edades; eso sí, entrar sin pochoclos o tarros de gaseosa puede ser considerado un pecado por el público.

De hecho, debido a la demanda de estos productos, la sala tiene su propio candy bar. En las vacaciones, "es difícil ver a algún espectador entrar sin pochoclos", precisó Medrano.

Mientras espera para ver El renacido, Romina le cuenta a este diario que prefiere ver películas en la Monster "por la calidad de la pantalla y el tipo de imágenes. Esta me gusta mucho más". Lilina, su mamá, coincide en la apreciación técnica: "La imagen y el sonido son muy superiores a los de las salas comunes".

Gisel, que espera que su novio compre pochoclos, asegura que "para pagar una entrada, con lo que cuesta, es preferible verlo en la Monster. La calidad, la comodidad son mejores que en las otras salas".
Raquel, una vecina del barrio Fonavi, asegura que cada tanto se da "un gustito" y por eso elige esta sala para ver cine.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído