Los pibes pusieron el pecho y le dieron aire al Ruso Homann

Neuquén.- Los delanteros del Albinegro fueron una pesadilla para la defensa del equipo neuquino, sobre todo en el primer tiempo, y la gente no la dejó pasar. "Vamos, vamos los pibes", cantaron motivando a Opazo y a Del Prete, los dos juveniles que ocuparon la zona de ataque y que les trajeron más de un problema a los de Gustavo Coronel.

Ante las lesiones de Taborda y Vera, Henry Homann se la jugó por los chicos de la cantera, y ellos no defraudaron. Movedizos, se juntaron bien y, pese a su corta edad, estuvieron a la altura de las circunstancias.

"Se dejó todo, fue una victoria muy merecida. Mis compañeros me hicieron sentir muy cómodo. Me dieron muchas ganas de llorar de la emoción", declaró el neuquino Daniel Opazo tras la victoria. El Monito se paró como referencia entre los centrales albirrojos y se entendió bien con su compañero de ataque. "Intenté hacer lo que venía haciendo siempre: encarar y buscar el arco rival. Creo que Cipo está jugando bien y va a pelear arriba", aseguró el Tuti Del Prete, otro de gran nivel en La Visera.
"Nos conocemos desde la Liga y tratamos de hacer lo que hacemos desde chicos", agregó el delantero.
El otro que se mostró en buena forma fue Ezequiel Ávila, que incluso le puso el broche de oro a la noche con un tanto en el último minuto. "Tratamos de jugar a la pelota como nos dijo el Ruso, sabemos que ellos tienen jugadores con mucho roce y buscamos jugar por abajo, por suerte se nos dio", expresó el volante.

La experiencia del capitán

De todas maneras, el encargado de abrir el marcador fue el experimentado Marcos Lamolla, quien de todas formas les tiró flores a los más chicos: "La verdad que estoy muy contento, hicieron un gran partido. Muy bien los chicos, el Tuti que volvió a la titularidad y el Monito que le tocó debutar", cerró el capitán.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído