Mar Grande, la playa que desafía a los veraneantes

Está muy cerca de San Antonio Oeste y cautiva cada vez que hay bajantes.

Llegar a la Mar Grande en momentos en que se produce la bajante, asombrará al visitante poco conocedor de la dinámica oceánica. ¿Y el agua?, ¿Qué pasó acá?, se preguntarán incrédulos.

Es que en lugar del mar y sus olas se habrán encontrado con un enorme desierto de arena ondulada. Podrán percibir -muy- a lo lejos, hacia el interior, una línea azul que se confunde con el horizonte. Ahí se halla la rompiente.

Te puede interesar...

Como toda la costa atlántica de la región, la gran amplitud de marea deja, al descender, vastos espacios descubiertos ideales para la recreación.

Pero en la Mar Grande, la playa ubicada cerca de San Antonio Oeste, esa diferencia se percibe más notablemente por la condición llana del terreno. Este aspecto le aporta un tono de peculiaridad al paisaje por lo distinto que termina siendo, dado que cambia cada seis horas al ritmo del flujo y reflujo (proceso de ascenso y descenso).

En baja y sin mar, es una frustración para aquellos que buscan darse un chapuzón refrescante. En todo caso hay que armarse de voluntad y caminar con paciencia cerca de 1000 o 1200 metros para llegar al agua. Es un paseo atractivo ideal para los que gustan de las aventuras, pues cada tanto se pueden encontrar interesantes rastros de la vida marina, como cangrejos y algún que otro molusco. Al adentrarse en la zona lo que asombra es el silencio que se acentúa cuando más se aleja.

Hacia la izquierda se deja observar la planta de Alpat y, enfrente, el Puerto de San Antonio Este que se destaca por la torre del guinche. Para el lado de la derecha se encuentra Las Grutas, pero apenas se alcanza a divisar de manera difusa.

Lo recomendable es emprender la marcha con calzado, pues aunque aparenta ser una gran llanura de arena, hay lugares con conchillas que hieren la planta de los pies, lo mismo que la rugosidad del resto de la superficie.

Mientras que para aquellos a los que la ausencia del agua no les afecta, podrán disfrutar a sus anchas de la tranquilidad. Si busca intimidad solo hace falta trasladarse una corta distancia para alejarse del gentío.

Los grandes espacios permiten los desafíos de fútbol o paleta sin molestar al vecino y los niños podrán recrearse en los charcos que suelen permanecer a lo largo de las horas.

LEÉ MÁS

Quedó fascinado con Las Grutas y le pidió matrimonio a su novia en la playa

San Antonio Este: impulsan canon para las casillas y los motorhomes

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído