"Maté a mi vecino porque si no, él me asesinaba"

Lo afirmó César Flores, acusado del homicidio de Walter Gacitúa.

Natalia Pérez Pertino

policiales@lmneuquen.com.ar

Neuquén.- César Flores, de 37 años, nunca se imaginó dentro de una redacción de un diario. No es una figura pública ni una estrella deportiva: está acusado de homicidio simple por el crimen de su vecino, Walter Gacitúa. A más de siete meses de esa trágica noche, su relato se acelera al recordar los detalles de lo ocurrido en la puerta de su casa en la toma La Laguna, del barrio San Lorenzo Norte. “¿Por qué vinieron a agredirme y con un cuchillo así?, Me tuve que defender. Lo maté porque si no me mataba”, afirmó.

El reloj marcaba poco más de las 0:30 del 31 de julio de 2017. Flores llegaba a su casa tras comprar en el mercado del barrio cuando su vecino, Gacitúa, le salió al cruce: “‘Vos, que andás tirando piedras’, me dijo y le contesté que yo no era. Ahí me dijo: ‘ya llamé a mi hermano y a vos te la vamos a dar’”. Tras eso, entró a su casa, pero como adentro estaba su familia, prefirió volver a salir. Flores confió que había tenido discusiones previas, pero nunca nada grave.

“Cuando salí, el otro pibe (hermano de Gacitúa) me dijo que soltara lo que tenía, porque yo había agarrado un fierrito y le dije que su hermano no se sabía defender solo. Entonces agarró un ladrillo y me lo largó a la cabeza y ahí empezamos toda la pelea”, recordó Flores.

“De repente estaba peleando con los dos. No sé cómo lastimé al otro pibe que salió corriendo y seguí con él, pero para esto ya me habían dado una puñalada a la altura del corazón”, detalló sobre el corte que recibió. De esa herida no se hizo mención en la formulación de cargos, que fue a principios de octubre.

Flores nunca estuvo prófugo. Cuando volvió a entrar a su casa, miró a su esposa, se levantó la campera y le dijo: “Me la re dieron. Vos cuidá a las nenas”, pensando que se moriría. Cuando ella salió a buscar ayuda, ya estaba llegando la ambulancia y la Policía. Gacitúa murió camino al Heller por una puñalada que lo desangró.

Al ser consultado, Flores reconoció que tenía una punta y que hirió a su vecino en una pelea cuerpo a cuerpo. “El que falleció fue el que me dio puntazo. Cuando salí ya venía con un cuchillo”, indicó.

Tras recibir el alta, se presentó con su madre en el juzgado, dio sus datos y esperó hasta la acusación.

En ese lapso de dos meses, nadie lo fue a ver y conoció al defensor oficial el día de la audiencia. En el medio, le prendieron fuego la casa y perdieron todo.

“No me morí porque el cirujano era bueno, me dijeron. Los médicos no la podían creer”, confió el hombre acusado de homicidio.

18 puntos de sutura requirió por el corte en el tórax.

César Flores fue herido de arma blanca durante el forcejeo. El mayor corte lo recibió en el pecho, a la altura del corazón, por el que debieron operarlo y estuvo una semana internado.

Elio García. Abogado defensor particular

1. ¿En qué estado está la causa?

Se le formularon cargos por homicidio simple. La fiscalía solicitó 60 días para la investigación y después una prórroga de 45 días más. Yo asumí como su defensor una semana después.

2. ¿Qué medidas solicitó en este tiempo?

Cuando me vino a ver y me contó lo que pasó, lo primero que le dije fue que seguro estaban drogados. Por eso pedí los exámenes toxicológicos al cadáver. Se enviaron a Mendoza y arrojaron que Gacitúa tenía una gran cantidad de cocaína y marihuana en su organismo al momento de morir.

3. ¿Existe alguna prueba clave para ustedes?

Hay un testigo clave, un adolescente de 12 años, que es su hijo y percibió cosas que nadie más. El juez Piana me autorizó su testimonio en cámara Gesell, porque la fiscal se había negado, y se hizo la semana pasada.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído