Mati Suárez, héroe y villano

El mejor momento de la carrera deportiva del talentoso delantero Matías Suárez es el resultado de la decisión más difícil que debió tomar, de una apuesta riesgosa que el crack cordobés asumió en el último mercado de pases tras meditarlo días enteros y de la que no salió 100% “ileso”.

En lo deportivo tenía todo para crecer: el interesado era nada menos que River, último campeón de América con grandes objetivos por delante, una vidriera única y un técnico de los kilates y pergaminos de Marcelo Gallardo, que lo llamó varias veces al celular para seducirlo.

Te puede interesar...

En lo sentimental y ético, en cambio, había mucho más para perder. Debía dejar a su querido Belgrano en el momento más inoportuno, cuando el Pirata cordobés más lo necesitaba porque se estaba jugando la permanencia en Primera. No serían pocos (de hecho no lo fueron) los hinchas y hasta amigos y familiares suyos fanas del Celeste que considerarían una traición el desplante.

La pegó al pasar a River, pero dejó a Belgrano cuando más lo necesitaba y lo culpan del probable descenso.

A nivel futbolístico y personal le salió diez puntos la compleja movida: rápida adaptación al Millonario, gran repercusión mediática y llamado a la Selección, donde incluso se sugiere que puede ser un buen socio de Messi en el amistoso de mañana ante Venezuela y de ahora en adelante.

Pero, al mismo tiempo, en su tierra natal el costo que deberá pagar resulta demasiado alto. Para colmo, el diablo metió la cola y a Belgrano le fue muy mal sin su ídolo Matías estos últimos meses y el temido descenso se torna casi inevitable. Entonces, muchos ya lo señalan como uno de los responsables de la inminente pérdida de la categoría del Pirata. Cada cual es libre de elegir su propio destino y atenerse a las consecuencias buenas y malas. Suárez, héroe y villano en simultáneo.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído