Matus ya fue juzgado y sancionado por la Policía y ahora no pueden echarlo

El agente tuvo su juicio por lo que deberán buscar algún artilugio para poder desplazarlo.

Por Guillermo Elia

guillermoelia@lmneuquen.com.ar

Luis Matus, el policía condenado por apremios ilegales que lo sentaron al lado el gobernador Omar Gutiérrez en la inauguración del Centro de Análisis Estratégico, no podrá ser echado de la Policía porque ya tuvo su juicio en un tribunal disciplinario y tan solo le dieron 18 días de suspensión. Es decir, ya es cosa juzgada y sancionada por lo que si quieren exonerarlo tendrán que valerse de algún artilugio.

El oficial principal Matus, quien reconoció haber golpeado, escupido e insultado a un detenido en su celda, delito por el que fue condenado a tres años de prisión en suspenso y una inhabilitación parcial que le impide estar con personas detenidas, no fue exonerado en su momento a pesar de que así lo prevé el Reglamento del Régimen Disciplinario de la Policía (RRDP).

El capítulo XIII de las faltas disciplinarias, en su apartado C "Faltas a la ética Policial", dicta respecto de las Faltas Gravísimas en su artículo C 1-1: "Haber sido sentenciado con condena penal firme por delito doloso, incompatible con la condición policial".

Y el mismo RRDP sostiene sobre la exoneración: "sólo será decretada cuando mediare condena judicial firme por delito doloso incompatible con la función policial".

En el caso de Matus, no se aplicó a pesar de que ya arrastraba con antecedentes. En el 2000 fue cesanteado de la Policía por apremios ilegales, mismo delito que cometió en 2015, y gracias a un decreto de perdón firmado por el Poder Ejecutivo en 2007 recuperó el estado policial.

Lo que ocurrió con Matus fue que contaba con padrinos tanto dentro de la Policía como en el Gobierno, eso le permitió que en el juicio realizado por un tribunal disciplinario le impusieran tan solo una sanción de 18 días de suspensión.

Como Matus ya fue enjuiciado administrativamente por la Policía por ese hecho, ya no lo pueden volver a juzgar porque además se le generan derechos laborales al momento de la sanción. Es decir, es cosa juzgada y sancionada. Ahora, el desplazamiento anunciado por la Jefatura es tan solo un maquillaje que no modificará el estado policial de Matus salvo que el gobierno y la jefatura busquen los resortes necesarios para finalmente exonerarlo de la Policía.

LEÉ MÁS

Escándalo en la Policía: sentaron a condenado por apremios al lado del gobernador

Ultrajaron al profesor de remo que quemó a un chico en un "rito"

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído