"Mi mamá me dijo que lo hiciera en serio y al cien"

Rocío Luna Hazán. En carrera. Tiene 21 años y es la hija de Lucía Galán. Estudió teatro y comedia musical y ahora debutará en Golpe al corazón.

Paula Bistagnino

Especial

Pasó la infancia en camarines, giras, detrás de escenarios y cantando. En sus cumpleaños infantiles su mamá, junto a Manuela Bravo y Andrea del Boca animaban y cantaban. Su abuela también canta todo el día. Ella, Rocío Luna Hazán, creció cantando. Ahora, a los 21, después de un debut televisivo en Laten corazones en el que mostró que ha heredado el talento musical de su mamá Lucía Galán, actúa y demuestra que también se formó para eso (estudió comedia musical y teatro, toca la guitarra y el piano) y que no se trata de ser sólo “la hija de”: entró por un casting a Golpe al corazón, la telenovela de Telefe protagonizada por Sebastián Estevanez y Eleonora Wexler.

Estaba de viaje cuando me llamaron y casi no atiendo el teléfono. Cuando contesté, me dijeron que era por un papel”.

-¿Llegaste por un casting?

Sí, hice un casting el año pasado para una tira de Nickelodeon en el que no quedé y cuando no esperaba para nada y creí que eso ya había pasado. Estaba de viaje cuando me llamaron y casi no atiendo el teléfono. Cuando atendí, me dijeron que era por un papel en una novela de Telefe. No entendía nada, a tal punto que la chica que me llamó me preguntó “¿pero te interesa?”. Así que volví y empecé. Fue todo así, muy rápido.

Te formaste mucho antes de empezar…

Desde muy chica hice comedia musical con Hugo Midón, porque me encantaba. Era como un hobby. Después estuve también varios años Nora Mosenko y el año pasado fui a formarme a Boston, al BerkleeColege of Music. Pero nunca me había puesto a pensar en que quería ser actriz o cantante. Hacía eso. Pero después, cuando terminé el secundario, me metí en la carrera de Medicina primero y después en la de Psicología. Y dejé las dos. Recién después de eso vino el pensar en hacer de esto que hago desde chica mi trabajo, una carrera. O lo que vaya a ser.

¿Necesitabas primero rebelarte un poco contra lo esperado: seguir los pasos de mamá?

Y, sí, puede ser. Me parece que en el inconsciente está el miedo a la comparación, a ser la hija de, porque además mi mamá, Pimpinela, son todo un estilo y entonces es demasiado fuerte eso. Apenas empecé a cantar me decían “¿y vas a cantar con tu primo (el hijo de Joaquín Galán)?”, “¿por qué no hacen Pimpinela 2?”. Y un poco creo que sí, que tanto Medicina como Psicología fueron intentos de separarme de cualquier asociación y hacer algo sola. Pero también hay una realidad y es que es parte de mí desde que nací, lo que más me gusta y lo que mejor me sale.

Cuando tomaste la decisión, ¿qué te dijo tu mamá?

Lo primero que me dijo, que me quedó grabado, fue: “Bueno, vos conocés desde adentro de qué se trata esto. Vos me viste subir a escenarios con fiebre, irme de gira sin ganas de ir a ningún viaje o de estar fuera de casa por meses. Vos conocés lo bueno y lo malo de esto. Tenés esa ventaja. Así que vos decidís si esto es lo querés. Y si esto es lo que querés, entonces ponete al cien: estudiá y formate para tener todas las herramientas que necesitás”. Y ahora me cuida o me pregunta, pero no más que eso. Me acompaña.

¿Qué cosas de las que veías de este medio de chica o ves ahora que estás adentro son las que menos te gustan?

La televisión, estar todo un día grabando, es un lleva y trae de muchas cosas. Pero intento mantenerme al margen de las situaciones y hacer la mía. No me interesa mucho todo eso del chusmerío así que simplemente voy y trabajo. Mi mamá jamás estuvo muy expuesta más allá de su carrera musical. Y aprendí eso. A ser una persona respetuosa.

¿Estás pensando ya en irte a vivir sola?

Sí, lo pienso. Pero ahora vivo con mi mamá y mi abuela y eso también me gusta. La verdad es que soy medio colgada y si me voy no las voy a ver nunca. Me encanta mi familia, soy apegada y me gusta vivir con ellas. Siempre mi familia fue unidad. Tanto, que mi mamá y mi papá son mejores amigos y a veces puedo llegar a mi casa y que esté mi papá tomando mate con mi abuela. Me gusta compartir eso y es como que entro a casa y vuelvo a tierra. Así que en dos años calculo que me iré.

¿Te gusta Pimpinela?

Sí, me gusta. Ahora que estoy más grande las escucho con otra atención y me parecen increíblemente buenas algunas canciones y letras. No es el estilo de música que escucho yo o que me gusta hacer. Escucho de todo, desde Depeche Mode hasta Adele. Me gustan las baladas románticas.

¿Qué proyectos tenés?

Empecé a componer con una amiga, Alejandra Díaz, por un proyecto que tenemos y que ahora vamos a empezar a buscar discográfica. Así que me gustaría que este año salga algo con la música.

Además de en los escenarios, creciste junto con el hogar de chicos que tu mamá y tu tía tienen desde hace veinte años. ¿Qué te dio esa otra cara de la vida?

Muchísimo. Crecí en ese hogar y trabajé. Mi mamá desde chica me enseñó que hay que ser agradecido por lo que uno tiene pero que además, como tiene la suerte de tener cosas y posibilidades que otros no tienen, también tiene que brindarse y ayudar a los demás. Mi mamá, además de ser mi mamá, es mamá de todos esos chicos: ella también los educa, no sólo les da techo, comida y educación. Y ahí aprendí. Es más el amor que uno recibe y lo que aprende de ellos que lo que uno les da. Así que eso también se lo agradezco a ella por haberme dado todo eso.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario



Lo Más Leído