Murió Martín Farizano

El ex intendente falleció ayer en su casa, cerca de las 18. Tenía 59 años y más allá de su afiliación radical, su última apuesta política fue la construcción de un frente que fuera más allá de los partidos.

Neuquén > El ex intendente de la ciudad Martín Farizano falleció ayer a los 59 años en su casa luego que su salud empeorara en las últimas semanas. Sus restos serán velados hoy, desde las 8, en el salón de la cooperativa Calf en calle Bahía Blanca.
Farizano murió cerca de las 18 y varios allegados personales y de la política fueron confirmando la noticia con el paso de la tarde. También su pesar y reconocimiento a quien en las últimas elecciones provinciales encabezó la fórmula de la UCR junto al PJ enfrentando al MPN. Tras la derrota, intentó también, sin éxito, retener la intendencia en una jugada política de la que más tarde se arrepintió. En los últimos meses no tuvo una participación activa en la política local y sus apariciones públicas fueron cada vez más esporádicas. Se posicionó como referente de la oposición en 2007, cuando en una meteórica campaña electoral logró, en pocas semanas, revertir las encuestas que lo daban como perdedor frente a José Brillo (MPN). Llegó a la intendencia encabezando uno de los frentes más plurales, en cuanto a representación política se refiere, que integraron un gobierno en la ciudad.
Referente radical, él mismo reveló durante la última campaña electoral que encabezó que inició su carrera política en la Juventud Peronista de los años 70. Pasó luego al Partido Intransigente hasta que el partido que fundó Oscar Alende decidió apoyar en 1988 a Carlos Menem para la presidencia. Ese fue el punto de inflexión para que decidiera pasarse al partido que históricamente había representado a su familia.
 
Repercusiones
El intendente Horacio Quiroga decretó ayer duelo municipal durante cinco días y aseguró que “cuando una persona fallece, siempre es motivo de tristeza y más cuando es una persona con la que uno compartió mucho tiempo”.
“Más allá de las diferencias que pudimos haber tenido en los últimos años, siempre rescaté su capacidad de trabajo como integrante de mi equipo en las anteriores gestiones de gobierno”, dijo Quiroga, remarcando que “quien llegó a ocupar un cargo de tanta relevancia como el de intendente por decisión de la sagrada voluntad popular, se merece el mayor de los respetos”.
En tanto, el gobernador de la Provincia, Jorge Sapag, lamentó la muerte de Farizano y envió el pésame a su familia. “Tenía una enfermedad contra la cual estaba luchando. Quiero recordar a una persona que tuvo una trayectoria impecable, tanto en su vida privada como en la pública, una persona de honor, transparente. Así que mi sentimiento de pesar y al mismo tiempo mi homenaje a un ser humano excepcional”, expresó el mandatario, que decretó tres días de duelo provincial.
La edil Marta Buffolo, quien integró el gabinete de la primera parte de la gestión de Farizano, aseguró que “fue una persona que hizo mucho por la inclusión social”. “Realmente por tratar de incluir a todos en su gestión. Realmente fracasó por las mezquindades que existen en la política. Pero hizo una gestión de puertas abiertas”, agregó.

Análisis de su propia gestión
Antes de finalizar su mandato como intendente de la ciudad y consultado por cómo le gustaría que recordaran su gestión, confesó que le hubiese gustado hacer una “obra emblemática”. “El problema es que son tantas las necesidades que me inhibieron de continuar con esta ola de obras magnificentes que no atienden las necesidades básicas. Hemos desarrollado la descentralización, la escuela de danzas contemporánea; si se analiza la gestión son cosas novedosas. La innovación en términos de visión de gestión yo creo que son cosas importantes”, aseguró. En febrero de este año, en la última entrevista concedida a este medio, Farizano aseguró que fue un “error” haber sido candidato. “Arrepentirme no porque uno debe arrepentirse de las cosas que ha hecho con mala fe, pero sí debo decir que fue un error presentarme”, dijo.

Historia
Martín Farizano llegó a Neuquén en 1971, llegaba de Buenos Aires y tenía 19 años. Vino con su tío a recuperar una chacra que era de su abuelo y que había estado judicializada por ocupación. Relató luego que de ese Neuquén de 1971 lo deslumbraron las diagonales, los eucaliptos, el clima, la gente, los camiones con fruta. “Era una ciudad grande para que tuviera cosas y, a la vez, chica como para que uno pudiera desplazarse”, aclaró Farizano.

Deja tu comentario


Lo Más Leído