El clima en Neuquén

icon
Temp
71% Hum
La Mañana historias neuquinas

Demetrio Rodríguez, testigo de la huelga bancaria de 1959

En el análisis de la historia neuquina y valletana, encontramos personajes con relatos perdurables que construyeron la identidad de aquellas nacientes provincias.

El Banco de la Nación Argentina fue instalado en Neuquén en las primeras décadas del Siglo XX. El 25 de mayo de 1909 inauguró su local propio, “entre champaña y cigarros”, al decir de don Ángel Edelman en su libro Primera Historia del Neuquén. Otros testigos de aquellas épocas relatan que, debido a las fuertes ráfagas de viento que azotaban la región, las puertas del banco se veían a veces “clausuradas” pues no se podían abrir.

El banco compró terreno para hacer un nuevo edificio, el actual, ubicado en la Av. Argentina y Juan B. Justo, inaugurado en 1964. Rememoramos parte de su historia cuando entrevistamos a uno de sus empleados Mauricio Garodnik quién nos brindó muchas vivencias en la institución bancaria.

Don Alfredo Pisandelli se desempeñó como tesorero y fue uno de los empleados más jóvenes al asumir el cargo, nos relató su esposa cuando la entrevistamos hace varios años. Tuvo el privilegio de vivir en la casa del Banco, que se ubicaba en el primer piso del inmueble.

dem.jpg
Banco Nación antiguo edificio y nuevo.

Banco Nación antiguo edificio y nuevo.

La historia de las instituciones se ve reflejado también en la historia de sus integrantes. Tal es el caso de don Demetrio Rodríguez, trabajador incansable y buen compañero que nació en Tricao Malal el 27 de marzo de 1931. Trabajó en el campo con su padre y concurrió a la escuela primaria hasta tercer grado, debido a que no había más escuelas. Eran 15 hermanos y tenía 17 años cuando murió su padre. Por esta razón se trasladó a Chos Malal a vivir con unos familiares y a trabajar en su fonda. Posteriormente se enroló en el Ejército; también fue Juez de Paz en Chos Malal.

Transcurrió su juventud entre Tricao Malal y San Eduardo, cercano a Chos Malal, trabajando, hasta que se le presentó la oportunidad de trabajar en el almacén de Ramos Generales con don Isaac Galavanesky en Neuquén capital.

A partir de aquí su historia personal cambiaría debido a que, en uno de los viajes a la capital neuquina, don Demetrio le pidió que lo trajera y es así que en 1948 pisó estas tierras en el Barrio Nuevo y luego, se asentó en Villa Farell, con la familia Contreras.

Desempeñó tareas con Alberto Jure en la fábrica de mosaicos y entró a trabajar en la obra Zamolo. “Hacíamos zanjas, cañerías, cloacas, en el centro de la capital y en Cipolletti con el camión”, recuerda don Demetrio.

En 1951 hizo el servicio militar en Zapala: allí trabajó en la línea de teléfonos que comunicaba y unía Zapala a Junín de los Andes.

Cuando terminó el servicio militar, regresó a Neuquén en el año 1952 y continuó trabajando con don Jure.

La Policía provincial

Tiempo después, Demetrio le solicitó trabajo en la jefatura al recordado comisario don Larrea, y éste le dio una carta para el Dr. Bensimón- entonces Director del Hospital- para que le completara el certificado de aptitud y al día siguiente comenzó a trabajar en la Policía. Recuerda que el Comisario Ruso le entregó el uniforme y se presentó en la Comisaría primera lugar en el que comenzó sus tareas con guardias: con sable y sin pistola, a custodiar a los presos.

A los 4 meses de su ingreso le dieron su primera arma y comenzó su vínculo con el Banco Nación, realizando guardias de 24 hs. de guardia y luego 24 hs. de descanso.

Cuando en el año 1954 se jubiló un español muy conocido, don Serafín Peña, como ordenanza de la Institución, habló por la vacante para quedar como guardia fija y a los 20 días lo tomaron.

En 1959 Gobernaba la Nación el Dr. Arturo Frondizi y la Provincia don Alfredo Asmar momento en el que se desataron 3 huelgas de bancarios de todo el país, afectando también a nuestro territorio. El motivo, como siempre en nuestra historia, era el mismo: la recomposición salarial. Durante la primera huelga les dieron el aumento; en la segunda huelga también les dieron, pero muy poco; pero en la tercera- declarada por tiempo indeterminado- a algunos los detuvieron y les dieron la baja.

Eran 80 compañeros con ropa de fajina “parecíamos disfrazados” recordaba don Demetrio, nos llevaron “en un camión de bomberos”. Estuvieron acuartelados 1 mes y se declaró la cesantía.

La cesantíaLuego de la cesantía, comenzó a trabajar en la cosecha de la manzana, en la fábrica Toddy, y en el Banco Provincia de Rio Negro- en Cipolletti- debido a que esta entidad tomaba a los cesantes.

Así transcurrió su vida, hasta que pasados 7 años lo volvieron a llamar en el Banco Nación durante la intervención militar de Juan Carlos Onganía: “el cesante bancario que quería volver, podía hacerlo” relataba don Demetrio.” Se nos pagó una bonificación y volvimos, con Escudero, entre otros.”

Esta huelga nacional a Frondizi, abarcó desde el Río Colorado hacia el Sur.

Los hechos de nivel nacional ocasionados por la huelga, es decir el aumento de los salarios, abarcó también a los Bancos Hipotecarios del país.

Don Adelvo Soma –ex empleado del Banco- era agente móvil: tasaba chacras, tasaba loteos y fue el encargado de darle la instrucción durante la detención.

Su familia

1959, el mismo año de la huelga bancaria, se casó con doña Margarita Altamirano con la que tuvieron 3 hijos, uno de ellos fallecido. El mayor es Profesor de Educación Física y fue vice Director del Cpem n° 26.

Don Demetrio se jubiló en el Banco de la Nación Argentina en el año 1991. Sus compañeros de trabajo lo recuerdan aún con afecto.

Historias de vida que rememoramos porque se mantienen en la mente de aquellos neuquinos que compartieron tareas con el homenajeado.

demet.jpg
Demetrio Rodríguez y su esposa.

Demetrio Rodríguez y su esposa.

Te puede interesar...

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario