El clima en Neuquén

icon
Temp
100% Hum
La Mañana Zapala

Doña "Ñoca" festejó sus 99 años con la familia en Zapala

Nació en el paraje La Rinconada y hace más de seis décadas vive en Zapala. Junto a su esposo se dedicaron a la carpintería.

“Pasarán los años y siempre estarás buscando un plan para que se hagan realidad los sueños que soñábamos antes de ayer al dormir. Hablando del tiempo que nos quedará por vivir”. En este fragmento de la mágica canción 'Nadie como tú' de La Oreja de Van Gogh se pueden resumir los gratos sentimientos de Mónica Villagrán, nieta de doña "Ñoca"; quien el pasado lunes cumplió sus “99 infinitos” años.

Lleva 64 años viviendo en la ciudad de Zapala. Su apodo, puesto cuando era pequeña, ya ha trascendido a su propia identidad. Ella en realidad se llama Olga Goyeneche y nació el 25 de marzo del año 1925 en La Rinconada, en el sur neuquino.

“Amo a mi abuela por ser un ejemplo de lucha, esfuerzo y trabajo. Ella siempre cuidó y respetó a cada uno de sus hijos y a toda su familia”, contó con orgullo su nieta. Agregó además “está llena de vitalidad y con muchas ganas de vivir y disfrutar a pleno la vida”.

Una vida errante con final feliz

A doña “Ñoca” la vida la llevó por varios destinos. Quizás buscando el punto exacto donde iba a ser feliz. Según refirió Mónica, su abuela vivió algunos años de su niñez en La Rinconada y luego sus padres se fueron a vivir a Chile por trabajo . En aquel país transcurrió gran parte de su juventud. Ya con 35 años regresó a su país natal con algunos hijos. Su destino fue la entonces pujante ciudad de Zapala.

dola Ñoca 1.jpg

Como la vida es justa, a su lado le puso a un compañero de fierro, su esposo José Alejandro Villagrán Moenne. Según las palabras de Mónica, el esposo de doña "Ñoca" trabajaba en una fábrica en Buenos Aires y en la década del 50 del siglo pasado la empresa lo trasladó a Zapala, ya que aquí tenían una sucursal y además la zona era punta de rieles y muy próspera.

“Fue aquí donde mi abuela armó su hogar junto a su esposo y construyeron una hermosa familia”, contó la nieta. El árbol genealógico conformado por doña “Ñoca” y don José es inmenso: 10 hijos, 40 nietos, 80 bisnietos y 35 tataranietos.

Recitadora de versos

Doña “Ñoca” es dueña de una alegría contagiosa y una sonrisa eterna. Y como tal, el día de su cumpleaños se “despachó” con un verso que recita con una memoria prodigiosa desde los 16 años y que habla de las virtudes de las madres.

“Como el amor de madre no habrá en el mundo jamás. Si los hijos se encuentran enfermos, a la madre no la vence el sueño velando toda la noche para darle su remedio”, dice parte de su hermoso recitado que quedó grabado en un video que la familia atesorará para siempre.

DOÑA ÑOCA Y SU TORTA.jpg

Mónica continuó hablando de su abuela y contó que ella siempre fue ama de casa en su vida de casada. “De joven, en Chile supo trabajar en casas de familia y alguna que otra vez vendía en las calles”, recordó. Además relató que su abuelo era carpintero y que su padre trabajaba en empresas y le hacía también un poco a todos los oficios.

Para finalizar destacó una de las características que marcan la clase de ser humano que es doña Ñoca. “De mi parte creo que ella como madre con mi papá siempre estuvo hasta el día que se fue. Ella es muy sentimental. Como abuela es muy buena. Yo me crié al lado de su casa y fui y soy muy feliz junto a ella”, cerró Mónica.

Te puede interesar...

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario