El clima en Neuquén

icon
-2° Temp
93% Hum
La Mañana Neuquén

El impacto en Neuquén del Pacto de Mayo

La historia de lucha por la libertad encaja con la simbología de Milei, pero existe un peligro de reproducción de centralismos históricos que no incluyen a las provincias patagónicas.

Los índices de inflación, desocupación, gasto público y actividad económica, que periódicamente concentran la atención de la opinión pública, son realidades ineludibles del presente, a las que el presidente Javier Milei debe prestar atención.

Por supuesto que necesita buenos resultados en el corto plazo, para sostener un gobierno que intenta emerger de una crisis económica que ya es crónica en nuestro agitado y golpeado país. Pero también busca en los resultados inmediatos, la legitimidad y el apalancamiento para una gesta de mayor alcance en el espacio y el tiempo.

Milei pretende convertirse en el reivindicador de una doctrina libertaria que en Latinoamérica ha gozado de muy mala prensa, primero por su aplicación de facto por parte del dictador chileno Augusto Pinochet y luego, por el mal recuerdo del azote, que el neoliberalismo propinó a las autonomías económicas nacionales en los 90.

La ideología de Milei

A pesar de ello, el accionar del presidente argentino está guiado por una ideología libertaria que cada día recobra más fuerza en el mundo y como buen comunicador que es, ocupa gran parte de su agenda, en predicarla por todo el planeta, habiéndose constituido en su principal vocero, al mismo tiempo que, con el poder al conferido por el pueblo argentino, la aplica en nuestro país como su presidente. Pareciera que el éxito o el fracaso de los libertarios en el mundo, dependiera del resultado que el experimento mileista tenga en Argentina.

En su intento de convertir a nuestro país, como un arquetipo de nación libertaria, a Milei no le basta solo con obtener resultados. Además, adorna sus acciones con una simbología que, como punta de lanza, funciona como elemento de pedagogía cultural y económica.

milei rosario dia de la bandera

Después de todo, teniendo en cuenta el éxito de la épica “motosierra” como símbolo de campaña, ¿por qué habría de ceder en esa efectiva estrategia?

En lo cotidiano podemos observar algunos elementos simbólicos nuevos y originales, tales como la cabeza de un león que representa a un animal poderoso e independiente, o los tres gritos consecutivos de “viva la libertad carajo” al finalizar un discurso.

Sin embargo, Milei quiere construir un futuro original evocando simbología del pasado: hay elementos que añoran épocas, donde Argentina todavía no era una nación, ni con derechos civiles, constitución, límites geográficos ampliados ni nada que se le parezca a una democracia. Un ejemplo de ello es el nuevo logotipo de la oficina del presidente que reza “En unión y libertad” frase que fue incorporada en las monedas acuñadas por las Provincias Unidas del Río de la Plata, durante la guerra de la Independencia, con el fin de emanciparse de la corona española.

Milei pretende traer al presente un mágico pasado libertario anterior a la creación del Banco Central, al intervencionismo estatal y al peronismo. Después de todo, fue bajo el lema de la libertad, con el que Argentina se independiza de España y deja de ser colonia.

Esa historia de lucha por la libertad encaja con la simbología de Milei, pero si nos detenemos un instante podremos observar que hay un peligro de reproducción de centralismos históricos, en un relato incompleto, que no incluye a las provincias patagónicas puesto que en ese pasado histórico que Milei busca traer al presente, una provincia como Neuquén no estaba incluida, ya que es recién en 1884 cuando se incorpora como Territorio Nacional y mucho después, en 1957, cuando adquiere su constitución provincial incorporándose al concierto federal.

El primer intento de refundación nacional conocido como el “Pacto de Mayo”, rememorando la revolución independentista de 1810, es convocado por Milei en la Provincia de Córdoba. Hasta aquí puede interpretarse geográficamente como un punto central y equidistante del país.

Pero esta semana, Milei ha convocado a un nuevo Pacto de Mayo, a realizarse el 9 de Julio, en la provincia de Tucumán, corazón de aquel valiente Norte Grande, que frenó el avance de los realistas, allí donde se constituyó la primera acta de independencia nacional.

Nuevamente la simbología y la mirada, puesta en ese pasado de una argentina embrionaria, gobernada por y para una oligarquía terrateniente y cuyos límites finalizaban en el sur de Buenos Aires.

Un pacto para la Patagonia

Ya no estamos más en el siglo XIX y Neuquén es actualmente quien garantiza que Argentina se mantenga en movimiento. Es ahora el Sur el que está al frente de las batallas nacionales. Mientras el PBI nacional se contrae y las inversiones se niegan a pisar suelo argentino, en Neuquén se incrementan año a año.

Sin RIGI, o ningún otro mecanismo de atracción de inversiones, son el subsuelo neuquino, el esfuerzo de sus trabajadores y la estabilidad política provincial, las que justifican los más de 8 mil millones de dólares en inversiones que en 2024 la provincia atrae por segundo año consecutivo y el más del 70% de la capacidad energética de un país, que de otra forma tendría que apagar la luz y cerrar sus puertas, o gastar decenas de miles de dólares de los que carece, en importación de combustibles.

A cambio, el gobierno nacional ha paralizado la mayoría de la obra pública nacional en Neuquén, y ha quitado la financiación del transporte público que ha obligado a generar una tasa municipal que golpea el bolsillo de los neuquinos.

Lo que sí obtuvo Neuquén a lo largo de este proceso político es la ostentosa embajada de la UNESCO que Lucila Crexell recibió en París, presuntamente a cambio de levantar la mano en el Senado a favor de su Ley Bases. ¿O acaso alguien piensa que de haber votado en contra, Crexell hubiera recibido semejante premio por parte alguien tan reactivo como Milei?.

Dime con quien andas y te diré a quién quieres

Otro elemento de análisis simbólico contundente que demuestra que ni los neuquinos ni su generoso aporte a la patria es debidamente valorad, son los viajes y reuniones que Milei ha sostenido a lo largo de sus seis meses de gobierno, fuera de la Capital Federal. De los catorce viajes que ha realizado como presidente, siete han sido al exterior: tres fueron a Estados Unidos y cuatro a Europa (occidental por supuesto).

milei rosario dia de la bandera

Los siete viajes restantes, más allá de la Avenida General Paz, con destino al interior del país, fueron a Bahía Blanca (en el marco de las inundaciones), a Mar del Plata (a ver un show de su ex novia Fatima Flores), a la Antártida, Corrientes, San Nicolás de los Arroyos, a Usuahia (a recibir al Comando Militar Sur de los Estados Unidos), a Córdoba (en su primer fracaso de intento de pacto de Mayo) y el pasado 20 de junio a Rosario por el Día de la Bandera.

Como alguna vez dijo Osvaldo Arabarco, Neuquén es compromiso”. En vistas del tan mentado pacto nacional y a los efectos de que las provincias del sur se sientan simbólicamente representadas, esperamos que el presidente Javier Milei venga a tomarse unos mates a Neuquén, que tanto hace por el país y que recorra una provincia que lo eligió con más del 60% de los votos, para que conozca de primera mano, el esfuerzo y el dinamismo de nuestra provincia, pero también las enormes necesidades que tenemos y que una embajada unipersonal en París no es capaz de resolver.

Te puede interesar...

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario