El clima en Neuquén

icon
Temp
75% Hum
La Mañana Neuquén

Trajo la yerba de Messi a Neuquén: hoy exporta mates y proyecta su propia marca

Valentín Melchiori tiene sólo 22 años y piensa en crear su propia etiqueta de yerba con la fusión de los estilos argentino y uruguayo que eligen los jugadores de fútbol.

Desde lejos, parece demasiado simple. Valentín Melchiori era sólo un estudiante neuquino que miraba por televisión a sus ídolos deportivos con un mate en la mano. Cada vez que Lionel Messi o Luis Suárez entraban a los vestuarios con una calabaza llena de yerba, se acordaba de las tardes de mate y fútbol con su abuelo, y se contagiaba de ese deseo por expandir una tradición que es tan antigua como vigente. Cuatro años después, mira su recorrido y se sorprende con anécdotas que parecen imposibles, desde cenar con jugadores famosos a exportar mates a reinos lejanos de Asia.

El joven estudiante de Derecho y Relaciones Internacionales nunca aprendió contenidos de gestión empresarial, ni de agronomía o de sommelier, pero aplicó tanta pasión a su emprendimiento que hoy ya está soñando con crear su propia etiqueta de yerba para combinar "lo mejor de los dos mundos", entre el estilo argentino y el uruguayo. Y todo empezó con 10 paquetes de kilo que trajo para revender.

"Arrancó a fines de 2019 casi por casualidad", relató el joven emprendedor. Con su pareja, e incitados en parte por los jugadores de fútbol, comenzaron a consumir yerba de marca Canarias, un estilo de molienda fina que se produce al sur de Brasil y que ganó terreno entre las estrellas del fútbol, como Lio Messi. "Al principio la comprábamos en un hipermercado de acá, pero después no la trajeron más, y nos parecía raro que nadie la venda en la zona", agregó.

Así empezó esa idea. Simple. Valentín invirtió mil pesos y compró 10 kilos de yerba al por mayor para revender. Esa fue la semilla de un proyecto próspero, con 25 mil seguidores en Instagram y una lista de pedidos que llegan desde todo el país pero también desde España, Alemania, Arabia Saudita y hasta pequeños reinados de Asia. "Primero fueron 10 kilos, después 20, empezamos con los mates y así seguimos creciendo", detalló.

SFP Valentin, Mates Culture (1).JPG

Cada persona que le compraba le comentaba lo difícil que era conseguir ese estilo de yerba en la región, por lo que la respuesta siempre fue muy positiva y el boca en boca lo ayudó a posicionarse. A diferencia de los estilos que abundan en los supermercados, ese estilo de yerba es de molienda más fina, por lo que permite cebar el mate con una técnica diferente, al que el propio Valentín denomina "la pared".

Si bien el joven no estaba muy interesado en las redes sociales, su amor por la cultura del mate lo llevó a crear contenidos con esmero. Probaba yerbas exóticas frente a la cámara y daba tips ideales para cebar el mejor mate. El contexto era ideal: con la pandemia de coronavirus, creció la cantidad de gente que veía esos contenidos y se multiplicaban la cantidad de mates por familia y, a consecuencia, el consumo de yerba.

"Hubo una conexión muy linda con la gente, fue todo muy orgánico, no hacemos publicidad, todo el tiempo tratamos de hacer sorteos exprés o tradicionales, porque los seguidores te dan cierta virtud y hay muy poca devolución, esa es nuestra forma de agradecer. Por otra parte, nos ayuda a tener mayor visibilidad, es una devolución a todos los mensajes", dijo Valentín.

Así, su cuenta, Mates Culture, ya tiene 25 mil seguidores en Instagram y crece gracias a la tracción que generan los jugadores de fútbol. Tanto Valentín como su pareja apostaron por regalar mates a los deportistas y fotógrafos vinculados a los equipos. Así llegaron a tener una camiseta firmada por Javier Mascherano, que los ayudó a sumar más popularidad. Hoy, venden entre 100 y 180 mates por semana.

Un paladar sofisticado

Si bien Valentín heredó el amor por la infusión por parte de su abuelo, considera que el consumo de mate en la región cambió mucho en los últimos años. "Acá en el sur siempre se había tomado el mate de metal, tipo tacita, que te quemaba las manos, y hoy en día prácticamente no se ve", dijo y agregó que son más los que conocen y diferencian los estilos y marcas de yerba, y que apuestan por productos de mayor calidad.

SFP Valentin, Mates Culture (15).JPG

Por eso, su showroom ofrece diez modelos de mates diferentes, pero que se alejan de las opciones más tradicionales, de plástico o metal. Por el contrario, vende mates de calabaza brasilera o de acero inoxidable, forrados en cuero y con bordes de alpaca labrada o lisa. En muchos casos, los clientes eligen personalizar su envase para homenajear a sus equipos de fútbol o tener grabado su propio nombre o una fecha especial.

"Es algo que nos identifica mucho y cada vez son más los que quieren tener algo que sea único", indicó el emprendedor, que sumó la opción de mates de acero inoxidable para los que buscan una alternativa más práctica. "Las modas de los mates de silicona o de vaciado rápido ya pasaron, pero el de acero tiene la ventaja que conserva más el calor y por eso lo eligen para el invierno o para los que estudian y pasan varias horas con el mismo mate", dijo.

SFP Valentin, Mates Culture (16).JPG

La pandemia también modificó los hábitos con respecto al consumo de mate. No sólo se acrecentó la venta de yerba sino que se dio más espacio para la aparición de yerbas con otros sabores o moliendas, y son muchos los que siguen tomando un mate individual, no por el riesgo al contagio sino por la posibilidad de adaptarlo a su gusto.

El perfil de clientes de Mates Culture es muy heterogéneo. Se destacan los fanáticos del deporte y las actividades al aire libre, pero también se han sumado trabajadores y estudiantes que usan al mate como compañero para enfrentar largas jornadas de obligaciones. Los argentinos que viven en el país y en el exterior son los principales compradores, pero también llegaron pedidos más exóticos.

"Cuando Argentina ganó el Mundial, la demanda explotó, fue una locura", dijo y recordó los casos más llamativos. "Nos pidieron un mate de Bangladesh con la fecha de la final, y no tenemos idea cómo alguien de ese país llegó a nuestra cuenta, pero eso es lo mágico de las redes sociales", expresó entre risas.

"Me han pedido mates muy recargados con escudos y cinco nombres, y hay otros tan lujosos que te da pena usarlos, te dan ganas de dejarlo guardado", dijo sobre los modelos personalizados. Aunque triunfan las referencias deportivas y los nombres propios, dijo que hasta les pidieron uno con el logo de la revista Playboy.

SFP Valentin, Mates Culture (9).JPG

Un proyecto a largo plazo

Aunque no tenía conocimientos técnicos, Valentín se sumergió tanto en el proyecto que adquirió herramientas a toda velocidad para acompañar el crecimiento explosivo de su proyecto. Gracias al respaldo de su pareja, mantiene los estudios universitarios al tiempo que hace viajes a Buenos Aires y a Misiones para darle forma a "un proyecto inmenso" que, hasta hace poco, parecía sólo un sueño.

"Tengo un socio en Buenos Aires y trabajamos con una sommelier para crear nuestra propia marca de yerba, Cinco de Copas, que podría salir el año que viene", se esperanzó. Junto a una bioquímica, realizó los trabajos preliminares para elegir el tipo de hoja y definir un sabor y un tipo de molienda adaptado a sus gustos. Así, va a crear una fusión entre el estilo argentino y uruguayo, que se afianzó entre los habitantes de la zona gracias a los jugadores de fútbol.

"Va a ser un sabor muy similar al de Canarias pero con hoja argentina, una yerba que no sea ni argentina ni uruguaya, uruguaya por molienda super fina ideal para hacer la país, va a ser más fina que la Argentina pero no tanto como la uruguaya", dijo sobre el proyecto, con un campo instalado en Misiones, que exigió una gran inversión.

"Para mí emprender fue un camino hermoso que me ayudó a aprender muchas cosas de mí", dijo y agregó que lo más especial fue la cantidad de amigos que se hizo en esa trayectoria, que incluyen desde obreros hasta jugadores de fútbol reconocidos, que lo invitan a cenar tras comprarle uno de sus mates.

SFP Valentin, Mates Culture (10).JPG

Si bien su proyecto crece a un ritmo acelerado, Valentín y su pareja prefieren quedarse en Neuquén. "Nos llena de orgullo nuestro lugar, es la ciudad que elegimos para vivir y nos encanta que muchos futbolistas que conocimos y amigos de otras partes vienen de visita porque quieren conocer Neuquén", señaló.

Con proyectos ambiciosos en carpeta, Valentín se entusiasma con las experiencias inolvidables que incluyen codearse con jugadores de fútbol o hacer envíos a destinos exóticos. Pero conserva ese espíritu simple que sembró la semilla de su proyecto: juntarse con amigos, mirar un partido y compartir unos mates.

Te puede interesar...

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario