El clima en Neuquén

icon
Temp
60% Hum
La Mañana Vaca Muerta

Vaca Muerta: otro sismo en Añelo y todos miran a las operadoras

El movimiento telúrico se registró en la madrugada de este jueves en una zona donde operan las empresas.

Vaca Muerta volvió a ser escenario de un nuevo sismo. El movimiento telúrico tuvo lugar este jueves, pasada la medianoche, más precisamente a las 0:45 horas. El epicentro tuvo lugar a 35 kilómetros al oeste de la localidad neuquina de Añelo.

Desde el Instituto Nacional de Prevención Sísmica (Inpres) precisaron que el temblor, que tuvo situado a 109 kilómetros al noroeste de la ciudad de Neuquén y a 81 kilómetros al sur de Rincón De Los Sauces. Es una zona cercana a las fracturas que realizan las empresas en los yacimientos .

Según la información del organismo nacional, la magnitud del sismo fue de 2.7 en la escala de Richter con unos 7 kilómetros de profundidad.

sismo.jpg

Otros antecedentes

El pasado 12 de septiembre, se dio uno de los últimos movimientos telúricos en la zona. Fue en horas de la madrugada en Sauzal Bonito, el octavo en tan solo un mes, luego de los registrados en Rincón de los Sauces y Añelo, todas localidades identificadas con Vaca Muerta. "Seguimos temblando, aunque lo escondan", se quejó en ese entonces un vecino de la zona.

Recientemente, un informe denominado "Evaluación de la deformación del suelo y la sismicidad en dos áreas de intensa producción de hidrocarburos en la Patagonia argentina"de la prestigiosa revista Nature Scientific Reports da cuenta de la directa relación entre la actividad petrolera y los terremotos. Está firmado por siete investigadores, de Argentina y España: Guillermo Tamburini Beliveau, Javier Grosso-Heredia, Marta Béjar Pizarro, Raúl Pérez-López, Juan Portela, Martín Cismondi-Duarte y Oriol Monserrat.

"La relación entre fracking y sismos es más que evidente, a esta altura, 2023, ya nadie la niega", afirma Javier Grosso, investigador de la Universidad del Comahue (UNCO). Junto con Guillermo Tamburini Beliveau, impulsor del Observatorio de Sismicidad Inducida precisó que, hasta enero de 2023 se registraron 400 sismos "inducidos por el fracking". De los mismos, 294 fueron georeferenciados con localización precisa, mientras que el resto se confirmaron por la ondas sísmicas pero -por su menor magnitud- no pudieron ser georeferenciados. De los 400 temblores, diez tuvieron una magnitud mayor a 4 en la Escala Richter.

"Los sismos hasta ahora son de magnitudes bajas, aunque diez de ellos son de más de 4, las intensidades con las que se han percibido son altas, con roturas de vidrios y marcos de puertas, movimiento de las luces de las casas. Pero sobre todo algo muy importante, el temor por la imposibilidad de saber cuándo ocurrirá el próximo", remarcó Grosso para luego recordar que hubo casos de personas muy asustadas, niños llorando y pacientes cardíacos que debieron ser atendidos de urgencia. Acto seguido citó a Andrés Folguera, director de la Asociación Geológica Argentina, quien advirtió que --dada las tendencias-- es esperable un sismo de 6 en Vaca Muerta.

La publicación científica abarca el periodo entre 2017 y 2020. Se trata de catorce carillas repletas de datos técnicos, información del Instituto Nacional de Prevención Sísmica (Inpres), gráficos, imágenes de radar y estadísticas (tanto de sismicidad como de perforaciones petroleras) que dan cuenta de cómo a medida que avanzaba la explotación en Vaca Muerta se multiplicaban los temblores.

El principal aporte lo hicieron Bajada del Palo Oeste, Coirón Amargo Sur Este, Bandurria Sur y Bajo del Choique.

El más fuerte

El movimiento sísmico del 7 de marzo de 2019 es un caso emblemático, y no solo por la magnitud (4,9). Los investigadores analizaron el hecho mediante imágenes de radar e identificaron una deformación superficial, que los llevó a la localización exacta del sismo. A su vez, confirmaron que una petrolera estaba haciendo fracking a siete kilómetros del epicentro. "Cruzamos volúmenes inyectado, cantidad de pozos, volumen de extracción. Todo ese análisis nos lleva a la evidencia de que hubo una alteración del equilibrio preexistente en el subsuelo, lo que genera la activación del sistema de fallas (del subsuelo), que generan estos movimientos bruscos y provoca lo que se denomina sismicidad inducida", explicó Grosso.

Los sismos modificaron radicalmente la vida del lugar. No solo en las casas con grietas (incluso con viviendas que tuvieron que ser demolidas), sino que alteró la tranquilidad del lugar, muchas personas con miedo (que repercutió en mudanzas y hasta casos de familias que comenzaron a dormir en carpas por temor a la caída de techos).

"Lo de fracking seguro fue una consigna publicitaria que hoy evidencia su falsedad. El fracking genera sismicidad y una gran cantidad de residuos que ya no pueden ser tratados. Los pasivos ambientales son cada vez mayores", afirma el investigador.

Te puede interesar...

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario