Nuestra identidad

Siempre es motivo de análisis qué es o qué representa la tan mentada identidad neuquina. O mejor dicho, qué significa ese término que en los últimos años comenzó a estar de manera cada vez más frecuente en boca de la dirigencia política.

La mejor manera de explicarlo, a mi entender, es que eso que identifica a los habitantes de un pueblo o una región (la ciudad de Neuquén en este caso) no es otra cosa que las vivencias compartidas, la cultura local, los recuerdos y hasta los lugares más representativos. Y, por supuesto, cuando esa identificación se confirma, hay un punto de unión entre quienes la sienten. Es la confirmación de que se trata de muchas cuestiones en común que nos dan un sentido de pertenencia, especialmente en lugares tan cosmopolitas como nuestra capital.

Te puede interesar...

Hechos históricos, lugares y personajes son los que componen nuestra identidad neuquina.

Desde hace ya varios años me dedico a escribir historias relacionadas con el pasado de Neuquén, tanto sobre acontecimientos o personajes que dejaron su impronta. Y no sólo las publico en este diario, sino también en las redes sociales, aunque estas últimas son más personales.

La última que escribí fue sobre la vida del “Trépano”, ese loco lindo que alguna vez caminó por las calles de la ciudad. Y me llamó la atención la enorme repercusión que tuvo, con una enorme cantidad de comentarios elogiosos para recordar la figura de este personaje neuquino.

A partir de esta reacción, me di cuenta de que nuestra identidad está construida sobre estos recuerdos, en los grandes próceres como Bouquet Roldán, Chaneton o Talero, o en tipos comunes como el Trépano.

No se si está completamente definida nuestra identidad como neuquinos. Pero indudablemente vamos por buen camino.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído