El clima en Neuquén

icon
10° Temp
66% Hum
La Mañana jóvenes

Para los jóvenes neuquinos, la vacuna es la llave a su vida "de antes"

El rápido avance de la campaña los sorprendió y despertó las ganas de volver a la facultad, el boliche y la posibilidad de generar nuevos vínculos.

Al explicar el motivo por el que eligen vacunarse, gran parte de los jóvenes neuquinos de 18 a 25 años repite la misma frase: “para que esto se termine”. A todos, la pandemia les significó una pérdida de su independencia, la obligación de estar más tiempo en la casa paterna y la casi nula posibilidad de conocer gente nueva. En ese contexto, la inmunización aparece como la llave para volver a la vida “de antes”.

Los que tienen menos de 25 años debieron adaptarse de un día para otro a una carrera universitaria virtual, sin pasillos, apuntes compartidos ni los mates hasta la madrugada con el grupos de estudios. También se esfumaron el boliche, el quedarse a dormir en lo de un amigo y salir a dar vueltas de noche porque sí, para ver qué pasa. En muchos casos, truncó además el primer alquiler lejos de la familia, los planes de viaje y las chances de establecer nuevos vínculos.

Te puede interesar...

“Yo estudio en la facultad y fue acostumbrarse de vuelta a todo un panorama distinto, porque estar en casa, levantarte y tener el aula a un metro de la cama te cambia mucho la vida”, subrayó Alejandro Silva, uno de los jóvenes neuquinos que acudió a vacunarse apenas se abrió la convocatoria para menores de 25.

Señaló que él logró sobrellevar las materias a través de una pantalla, aunque se siente "triste por los chicos que dejaron de estudiar poniendo eso como excusa, porque quizás podrían haber continuado y te pone mal que haya tanto abandono en la facu".

Añadió que, pese a que hoy está habituado a las restricciones, sus esperanzas están puestas en que esta etapa pronto quede atrás. "Por suerte, nos tocó la vacuna a los jóvenes y pienso en que vamos a tener que volver a acostumbrarnos a ir a la facultad, porque que ya el año que viene tenemos que tener presencialidad", pronosticó, confiado, tras su primera dosis de Sinopharm.

ON - Vacunacion + 18 Don Bosco (9).jpg

Marcos Alborelli es amigo de Alejandro y lo acompañó para vacunarse juntos. Contó que su rutina no se modificó demasiado con el COVID "porque trabajo y sigo yendo la misma cantidad de horas que siempre". En cambio, el virus trastocó sus hábitos en los ratos libres "porque no podés salir a determinados lugares en el centro porque se limitan los horarios nocturnos y, a veces, necesitás aunque sea caminar por la Avenida y no se puede", detalló.

Ambos jóvenes tienen amigos en común que no quisieron darse la vacuna Sinopharm, pero no porque estén en contra de la inmunización, sino porque tenían planes de viajar afuera y no se resignan a descartarlos. "Están en duda de ir a vacunarse porque no se sabe antes qué dosis te toca y tenían todo preparado para irse al exterior, a Europa, donde saben que capaz no van a poder entrar", aclaró Alejandro.

Evelyn Gómez es otra neuquina que apenas pasó los 20 años y estuvo entre las primeras en vacunarse cuando se largó la convocatoria. Le avisó su hermana mayor, a la que le falta una materia para recibirse y estuvo como voluntaria en la campaña de inmunización.

En el caso de Evelyn, la pandemia complicó sus planes de estudiar y no ve la hora de que sea un mal recuerdo. Indicó que estaba ansiosa por vacunarse, no tanto por miedo a la enfermedad, "sino porque es lo único que podemos hacer para no seguir así".

Relató que el COVID llegó a su vida cuando todo giraba en torno a la universidad "y me frenó un poco las clases y todo eso, pero hoy creo que vamos a salir, no sé si a la normalidad de siempre pero sí, si todos nos ponemos las pilas, salimos".

ON - Vacunacion + 18 Don Bosco (8).jpg

Un otoño que dio vuelta todo

Para muchos jóvenes que todavía no cumplen 25 años, el momento más difícil de la pandemia fue entre abril y junio de 2020, un otoño que difícilmente olvidarán. Sin que nadie lo esperara, sus vidas dieron un giro de 180 grados y no tenían claro si alguna vez iban a recuperar todo lo que perdieron.

Julián, del barrio Gastronómico, recorrió media ciudad en bicileta para recibir su primera dosis de la vacuna en el gimnasio de Don Bosco. Contó que la pandemia llegó a su vida justo cuando arrancaba la carrera de ingeniería, en medio de los temores y la incertidumbre por ese salto del secundario a la vida universitaria.

"Al principio, todo este cambio me re costó, porque justo fue en el primer año, que alcanzamos a ir una semana y después fue estudiar todo virtual y en ingeniería se hizo muy difícil, pero después te vas acostumbrando y seguís adelante", relató.

Con una realidad diferente, Agustina coincidió en que el momento más angustiante fueron los primeros meses en los que debió aprender a convivir con el Covid. Ella, con apenas 22 años, ya formó una familia "y lo que más me cambió fue de repente trabajar en casa con los nenes", explicó.

ON - Vacunacion + 18 Don Bosco (21).jpg

Agregó que, un año después de ese momento crítico, "uno ya está acostumbrado a todo lo que implica esta pandemia, por eso, lo peor fue el encierro de esos primeros meses, que te vuelve loco".

Agustina fue a vacunarse con un grupo de primas, todas de la misma edad. Soportó dos horas de cola para acceder a su primera dosis y no perdió la sonrisa ni por un instante. Confió que no le importaba el cansancio ni los efectos secundarios de la vacuna, ni siquiera de qué laboratorio venía, sino "que ya no tenés tanto miedo de contagiar a otros y entre todos ayudamos a ganarle a virus".

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

2.8985507246377% Me interesa
62.31884057971% Me gusta
2.8985507246377% Me da igual
8.695652173913% Me aburre
23.188405797101% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario